domingo, 29 de enero de 2017

Tratamiento dental que requiere anestesia en niños: los peligros de no contar con un anestesiólogo competente (Parte 2)

anestesia-sedacion-dentista


Vamos al grano.

Un niño pequeño que va a ser sometido a un procedimiento odontológico requiere estar "completamente dormido", "profundamente sedado", es decir, bajo anestesia general. Para el uso exitoso (dosis bajas a moderadas) de sedantes/hipnóticos intravenosos/inhalatorios se requiere cierto grado de colaboración que un paciente de tan corta edad no será capaz de brindar.

Ahora, el estado de anestesia general se acompaña generalmente de depresión respiratoria. Cuando el anestesiólogo se encuentra en la cabecera del niño paciente anestesiado, por ejemplo durante una angiografía cerebral con acceso a través de la vena femoral, y se detiene la respiración, es sencillo ayudarlo a ventilar los pulmones con una mascarilla y oxígeno a presión positiva. Pero en el caso de un procedimiento odontológico, el anestesiólogo no está en la cabecera del paciente, no tiene acceso inmediato a la vía aérea para actuar en caso de depresión respiratoria por anestésicos. Hay que intubar la tráquea.

Resultado de imagen para niño intubacion traqueal
En la figura la "zona operatoria" es el campo de acción del odontólogo. Se puede mover con cuidado el tubo traqueal, para su comodidad, según la pieza dental que esté curando. El anestesiólogo puede "a distancia" administrar oxígeno más anestésico con máquina de anestesia y ventilador mecánico. El tubo "sella" la vía aérea, impidiendo que se aspiren, sangre, secreciones e, incluso, algún diente que se desprenda accidentalmente

El tubo traqueal no sólo permite administrar oxígeno vía ventilación mecánica, sino también gases anestésicos a dosis justas y seguras. Además "sella" la vía aérea previniendo el ingreso de sangre u otras secreciones a los pulmones. El lugar ideal para llevar a cabo estos procedimientos odontológicos en niños pequeños es la sala de operaciones.

Que la lectura del reporte del post anterior "Odontología mortal: Niño fallece mientras dentista lo atendía por caries", nos sirva de advertencia para buscar a los especialistas más competentes, y que trabajen en las mejores condiciones de seguridad, para la atención de un niño pequeño que necesita tratamiento odontológico integral.

Otrosí digo: ¿No podrían las empresas prestadoras de salud tener mejor criterio para pagar al anestesiólogo por estos procedimientos? Si bien la tarea del dentista a unos puede parecer sencilla (extraer y limpiar muelas), la anestesia es de verdad una faena compleja. En el tarifario SEGUS podemos ver que en el Perú nuestros honorarios por anestesia para tratamiento odontológico integral son... US$ 20.00. Qué vergüenza. 

sábado, 28 de enero de 2017

Tratamiento dental que requiere anestesia en niños: los peligros de no contar con un anestesiólogo competente (Parte 1)

Resultado de imagen para dentista niños

Muchos accidentes, a menudo de fatales consecuencias, ocurren por uso inadecuado de técnicas y drogas anestésicas en niños que se someten a procedimientos odontológicos fuera del ambiente seguro de una sala de operaciones y sin el cuidado de un anestesiólogo competente. A continuación el resumen de un reporte periodístico que nos servirá cómo ilustración acerca que se debe y no se debe hacer en anestesia pediátrica en odontología.

Resultado de imagen para aldiadallas.com

Odontología mortal: Niño fallece mientras dentista lo atendía por caries
Dentistas operan bajo supervisión y en varios casos el uso de anestesia terminan en la muerte
December 11, 2015 Por BROOKS EGERTON/DMN

Resultado de imagen para salomon barahona jr
Salomon Barahona Jr. en el Children’s Medical Center Dallas, horas después de una sobredosis de anestésicos en un consultorio dental. (Foto de la familia)

Primero lo drogaron para intentar dormirlo; luego mandaron a su madre a la sala de espera. Después lo ataron del torso y las muñecas a una camilla. Pero Junior no bajaba la guardia. Nada más oír el sonido del taladro, según detallan registros dentales, el niño de 4 años empezó a “chillar, llorar y moverse”. Así que decidieron ponerle una banda en la frente, y procedieron a trabajar hasta su último aliento (..,)

Resultado de imagen para salomon barahona jr
Recuerdos futbolísticos rodean a los padres de Junior, Salomon y Daniela Barahona. Les atormenta , dijo ella, pensar que "algo tan simple como llevarlo a un consultorio dental lo haya conducido a la muerte.” (Vernon Bryant/Staff Photographer)
Su muerte abrió las puertas al inframundo de la odontología, donde los profesionales asumen riesgos con la vida de sus pacientes y el gobierno en gran medida lo tolera (…) Fue así que, el 30 de diciembre de 2013, Daniela y Salomon Barahona llevaron a su único hijo a su única visita con el doctor John Riehs (…) Riehs dijo que era necesario sedarlo, juzgando que el niño era demasiado pequeño para cooperar con el tratamiento si no lo hacía (...)

Alrededor del mediodía, después de no habérsele permitido comer ni beber nada toda la mañana, Junior se tomó un cóctel de fármacos en una taza. Contenía el analgésico narcótico Demerol y dos fármacos para combatir la ansiedad: Valium e hidroxicina. Para la 1:15 p.m., el niño se había quedado dormido en brazos de su madre (…)

Una asistente cargó a Junior hasta el cuarto de tratamiento, donde, según los registros dentales, “el niño despertó y lloriqueó”. Lo acostó sobre una camilla de retención. “Ajustaron puños y correas”. Toleró inyecciones de anestesia local y que le pusieran una máscara sobre la nariz para administrarle óxido nitroso, un cuarto sedante comúnmente llamado ‘gas de la risa’ (…) Los registros de tratamiento califican la sedación como “semiefectiva”. A 10 minutos de iniciada la operación, el corazón de Junior empezó a latir a un ritmo dos veces más rápido (…) Entonces se percató de que un sensor que Junior tenía en el dedo índice derecho y que medía el oxígeno en la sangre se le había desprendido. Y cuando la única asistente que estaba en el cuarto lo reconectó, según los documentos, “no registraba saturación de oxígeno ni pulso” (...)

El niño estaba flácido; el labio inferior se le estaba poniendo morado. Riehs y la asistente trataron de aplicarle reanimación cardiopulmonar, sin éxito (...) Riehs siguió intentando reanimarlo. Después de inyectarle una droga para revertir los efectos del narcótico, el niño volvió a registrar pulso (...)

En la unidad de cuidado intensivo (...) Al segundo día, los padres fueron informados de que Junior ya no volvería a caminar. Al tercer día, el primer día de 2014, vieron con impotencia cómo sufría un ataque. Al cuarto día Junior falleció (..)

En el próximo post: cómo evitar complicaciones fatales en anestesia para procedimientos odontológicos en niños pequeños http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/01/tratamiento-dental-que-requiere.html

viernes, 6 de enero de 2017

A un año del bombardeo del hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán: un capítulo oculto en la historia del Kunduz Trauma Centre narrada por un anestesiólogo protagonista


El 3 de octubre del 2015, hace poco más de un año, aviones de guerra norteamericanos bombardearon el Kunduz Trauma Centre (KTC), hospital de cirugía de guerra de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), situado en el norte de Afganistán. ¡Cómo no lamentar tan mala noticia!

Reportes más recientes mencionan un número de al menos 30 víctimas por el ataque, entre ellas 13 miembros del personal de MSF, profesionales que viajaron a ese convulsionado país conscientes del altísimo riesgo al cual se exponían sus vidas, pero con el enorme entusiasmo de ayudar al prójimo en las condiciones más difíciles, viviendo nuevas experiencias y dando el tal vez más importante paso en sus carreras,

"Lo que mal empieza, mal acaba" dice el refrán que podría muy bien encajar en la historia del KTC, una vez que enteremos de un capítulo oscuro, y oculto, por incompetentes elementos de MSF que fallaron clamorosamente al llevar a Afganistán a un grupo de enfermeros y médicos especialistas -que arriesgaban sus vidas yendo a ese convulsionado país- a trabajar en un hospital que aún no funcionaba.

A continuación lo contamos tal cual sucedió.

Figura 1. Seis meses antes del inicio de la misión (diciembre del 2010) los médicos que inaugurarían el Kunduz Trauma Centre se preparaba para la misión. Licencia de nuestro centro de trabajo, convencer a la familia que, a pesar del alto riesgo de laborar en Afganistán, estaríamos sanos y salvos

El 22 de julio del 2011 llegó al aeropuerto de Kabul el grupo de profesionales (enfermeros, médicos, administradores) que en unos días más, de acuerdo a un cronograma preestablecido (figura 1), habría de poner en funcionamiento el KTC, al norte de Afganistán.

Figura 2. Vista parcial del cuadro de profesionales de la salud que pondrían a funcionar el Kunduz Trauma Centre (por razones de seguridad se ocultan los nombres). Varios puestos quedaban por cubrir ("recruitment on going") oportunamente con personal nativo de Afganistán. Era diciembre del 2010, seis meses antes del inicio de la misión

Este blogger tuvo del honor de ser el médico anestesiólogo de la misión. Después de algunos días de "briefing" (instructivo) acerca de la cultura afgana, temas de salud, asuntos de seguridad, aspectos administrativos, todo iba quedando listo para que la misión se instale Kunduz los primeros días de agosto.

Figura 3. Reporte periodístico del 2 de agosto del 2011 acerca de un atentado suicida a una compañía de seguridad alemana cuyo local estaba a escasos metros del Kunduz Trauma Centre. Nadie bromeaba cuando nos hablaban del tremendo lío en que nos habíamos metido al viajar a Afganistán

Poco antes del viaje a Kunduz, medios de comunicación daban cuenta de la terrible noticia de un ataque suicida a una compañía de seguridad alemana, situada a escasos metros del KTC (Figura 3). Ello fue motivo de susto y preocupación, pero el grupo estaba preparado de antemano para vivir y manejar ese tipo de situaciones durante su estancia en Afganistán, no obstante el peligro que significaba para sus vidas.

Súbitamente surgió el rumor de que se postergaría hasta nuevo aviso el viaje a Kunduz y se reubicaría a los profesionales expatriados en el hospital Ahmad Shah Baba, en la misma capital afgana. ¿La postergación tenía que ver con el atentado suicida? ¿De pronto el peligro se tornaba mayor al habitual? Simplemente no había respuesta. Los jefes de misión callaron en todos los idiomas respecto al futuro de la misión.

De pura suerte, un trabajador administrativo africano, muy solidario con los confundidos miembros de la misión inaugural del KTC, comunicó por lo bajo que se postergaba el viaje a Kunduz simplemente porque el hospital aún no estaba listo para funcionar, es decir, un grupo de profesionales viajó a Afganistán, arriesgando sus vidas... ¡inútilmente!

El amigo africano, cuyo nombre guardamos en reserva, sustentó su afirmación con los siguientes documentos:

Figura 4. El personal que trabajaría en sala de operaciones llegó a Afganistán el 22 de julio. El 25 de agosto MSF estaba convocando a candidatos para ocupar el puesto de plomero jefe del KTC. El sistema de agua potable estaría listo -siendo muy optimistas- en un mes. ¿Qué podían hacer enfermera instrumentista y anestesiólogo hasta entonces?

1. Convocatoria para el puesto de plomero jefe. A más de un mes de la llegada del personal que trabajaría en sala de operaciones, por el 25 de agosto recién MSF estaba buscando al encargado de instalar el sistema de tuberías de agua indispensable para la realización de cirugías (figura 4).

Figura 5. El 1 de setiembre, pasado más de un mes de la llegada de los profesionales expatriados, el KTC estaba muy lejos de comenzar a funcionar puesto que faltaban cubrirse puestos claves.

2. Convocatoria para los puestos de traductor médico, enfermero anestesista y cirujano. Igualmente, a más de un mes del inicio de la misión, 1 de setiembre, MSF recién se ocupaba de completar el personal para el funcionamiento del KTC (Figura 5).

Posteriormente, el jefe de la misión confirmó lo que ya sabíamos: el Kunduz Trauma Centre aún no estaba en condiciones de funcionar. Un grupo de profesionales expatriados, principalmente administrativos, se quedó en Kunduz para realizar labores propias de sus habilidades. Médicos especialistas y enfermeros fueron asignados al hospital Ahmad Shah Baba.

En conclusión, MSF envió a Afganistán por las puras alverjas a varios profesionales que, si bien es cierto conocían y aceptaban los riesgos que ello significaba para sus vidas, no se merecían semejante desplante. ¿Cómo entender que se pueda cometer tan descomunal error en tan prestigiosa ONG ganadora del Premio Nobel de la Paz?

Como diría Bob Dylan, también ganador del Nobel de la Paz... "la respuesta, amigo mío, está flotando en el viento".

jueves, 5 de enero de 2017

Cómo el fentanilo acabó con la vida de la estrella de rock Prince. El anestesiólogo lo explica claro y simple


No soy humano, soy una paloma
Soy tu consciencia, soy amor
Todo lo que de verdad necesito saber
es que tú lo crees

Yeah, moriría por ti, yeah.
Querida, si así lo quieres
Moriría por ti.

I Would Die 4 U. Prince. Del álbum Purple Rain

Si usted, estimado visitante, ha sido alguna vez intervenido quirúrgicamente bajo anestesia general, anestesia regional o sedación-analgesia, muy probablemente se le ha aplicado la droga fentanilo.

El fentanilo es un narcótico de potente acción analgésica. Se le utiliza mucho en anestesiología para suprimir el dolor durante las cirugías: no basta con "dormir" al paciente (hipnosis), hay que proporcionarle también una adecuada analgesia a fin de que "soporte" el dolor de las incisiones en la piel, la introducción de clavos en huesos, etc. También se le utiliza para potenciar la sedación (técnica de sedación-analgesia) gracias a su acción de generar un trance de somnolencia y falta de sensibilidad.

Resultado de imagen para fentanilo

Según la página web DefiniciónABC, un narcótico o estupefaciente es "un tipo de sustancia que consumida en diferentes dosis hacen entrar el individuo en un estado de adormecimiento, falta de sensibilidad, mareo, pérdida de conciencia y sueño. Todas estas sensaciones también generan placer al hacer que la persona entre en un estado de relajación y aflojamiento corporal y mental".


Sin embargo, una acción del fentanilo tan potente como la producir analgesia, euforia y/o placer por falta de sensibilidad y relajación corporal y mental, es la de depresión respiratoria. Por tal motivo, los anestesiólogos sólo administramos fentanilo a pacientes en sala de operaciones, en unidad de cuidados intensivos o intermedios o en unidad de shock-trauma, es decir, en ambientes que cuenten con equipo médico para manejar y revertir un posible paro respiratorio.

Se dice que Prince había dejado de abusar con drogas recreativas, populares entre estrellas de rock, como cocaína y crack, pero desarrolló adicción al fentanilo, droga que él mismo se inyectaba. No es difícil imaginar que, en búsqueda del máximo placer producto de su efecto de euforia, pérdida de sensibilidad y relajación, sucedió la sobredosis que causó paro respiratorio seguido de paro cardíaco y muerte.

Qué manera tan tonta de morir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...