domingo, 29 de octubre de 2017

La duda si un paciente cardíaco"resistirá" o no la anestesia: método sencillo para disiparla


Viene del post anterior... Paciente que definitivamente no "resistirá" una anestesia

Una vez más vamos a recapitular: En posts anteriores señalamos que pacientes cardíacos en clase funcional NYHA IV (jadeo, agitación aún en reposo) y/o con un marcador clínico de riesgo MAYOR (infarto de miocardio reciente, falla cardíaca compensada, arritmias significativas), no podían definitivamente ser programados para cirugía electiva pues, hablando en lenguaje chabacano, su condición no les permitiría resistir la anestesia.

Ahora, estimado visitante, la verdad es que no hace falta ser médico para darse uno cuenta de que pacientes que se ahogan echados en su cama, o que están sufriendo un infarto al corazón, no van a resistir una anestesia. La cuestión aquí son los pacientes cardíacos en estado "no tan delicado", o sea, en clase funcional NYHA III y/o con un marcador clínico de riesgo INTERMEDIO.

Una decisión trascendental, como la de si puede programarse o no para cirugía electiva un paciente cardíaco "no tan delicado", no puede ser tomada "al ojo" o "deshojando margaritas", sino con fundamento. Aquí entonces entra a tallar otro factor, la estratificación de acuerdo a procedimientos quirúrgicos.

Cuadro 1: Clasificación de las cirugías según su riesgo
Dicho en palabras simples, observando el cuadro 1, la estratificación de acuerdo a procedimientos quirúrgicos es una clasificación de la cirugías según su riesgo. Nos explicamos con un ejemplo: una cirugía de meniscos de la rodilla (riesgo bajo) no es tan peligrosa en comparación a una de aneurisma de la arteria aorta (riesgo alto). Para que un paciente "resista" o no la anestesia tiene que ver el tipo de cirugía.

Pues bien, para despejar la duda de si un paciente cardíaco puede ser programado o no para cirugía electiva, aplicamos la siguiente tabla:

Cuadro 2: Tabla de factores de peligrosidad para no "resistir" una anestesia, cuya interacción nos permite anticipar el riesgo de una cirugía para determinado paciente cardíaco
Nos explicamos con ejemplos:

1. Paciente en clase funcional III (se agita al subir las escaleras), con un marcador clínico de riesgo menor (71 años de edad), que necesita una cirugía de riesgo intermedio (prótesis total de cadera). Puede ser programado. Sólo un factor de tres del cuadro 2. Buena chance para "resistir" la anestesia.

2. El paciente anterior, pero que ahora necesita una cirugía de alto riesgo (extracción de un tumor gigante de hígado, con abundante sangrado intraoperatorio). No puede ser programado. Dos factores de tres del cuadro 2. Probablemente no va a "resistir" la anestesia. En todo caso, una evaluación cardiológica no invasiva (ecocardiograma y/o prueba de esfuerzo) ayudará a decidir si puede operarse posteriormente.

3. Paciente en clase funcional III, con un marcador clínico de riesgo intermedio (tuvo un infarto al miocardio hace tres meses), que necesita una cirugía de bajo riesgo (extracción de un pólipo en intestino grueso mediante colonoscopia). No puede ser programado. Dos factores de tres del cuadro 2. Probablemente no va a "resistir" la anestesia. El cardiólogo, mediante pruebas no invasivas, indicará si la cirugía se puede llevar a cabo posteriormente.

Esperamos haber sido claros. Cualquier duda, estimados visitantes, estamos a sus órdenes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...