lunes, 8 de febrero de 2016

En el Perú, los honorarios de un anestesiólogo por paciente son menores que los de un veterinario por mascota

En el Perú más gana un veterinario por esterilizar a una gata que un anestesiólogo por anestesiar a un niño de alto riesgo para una cirugía compleja

I

Después de algunos años de laborar en cirugía de guerra para Médicos Sin Fronteras y el Comité Internacional de la Cruz Roja -los ataques del Estado Islámico han hecho detener las misiones de ayuda humanitaria a países del Medio Oriente- vuelvo al Perú a incorporarme al servicio de anestesiología de una de las mejores clínicas privadas de Lima.

Secuela de mielomeningocele que impide la deambulación en este niño

En esta clínica, con bonito ambiente de trabajo y adecuado equipamiento médico, se operan predominantemente niños con diversos tipos de discapacidad física. Como la mayoría de establecimientos de salud privados de la capital, los honorarios médicos se pagan según el tarifario SEGUS 3.0.

Mi primer paciente fue un niño de cuatro años con diagnóstico de secuela de mielomeningocele e hidrocefalia más displasia congénita de cadera. Se iba a someter a una larga y compleja cirugía correctiva de cadera con el fin de que pueda comenzar a caminar.

Sin duda que se trataba de un paciente de alto riesgo pero, felizmente la anestesia y la cirugía cursaron sin complicaciones y, después de cuatro horas de arduo trabajo, el niño llegó a sala de recuperación en buenas condiciones.

Hace pocos días me llegó la facturación de la clínica y pude ver que mis honorarios por administrar anestesia a un niño de alto riesgo en cirugía compleja fueron... ¡360.00 soles! (aproximadamente 104 dólares americanos).

II

Mi gatita en su complicado postoperatorio

Los periodos de celo de mi gatita eran cada vez más alborotadores. Durante las noches, sus fuertes maullidos y el ruido de sus garras raspando cuanto objeto de madera se le cruzara en el camino no me dejaban dormir. Así que decidí llevarla a la veterinaria para que la operen (esterilización). La cirugía más cuidados del postoperatorio complicado que se presentó (necesitó hidratación intravenosa, como se ve en la fotografía anterior) me costaron... ¡500.00 soles! (aproximadamente 145 dólares americanos).

III


Es increíble cómo en el Perú se paga más por una cirugía de mascota en la veterinaria que por una anestesia compleja en un paciente de alto riesgo en una clínica privada. Desde hace muchos años nuestra Sociedad de Anestesiología promete lograr mejores honorarios para sus especialistas (modificando el tarifario SEGUS 3.0), pero hasta el momento sencillamente no pasa nada.

La verdad salta a la vista: nuestra "sociedad" no es más que un club de amigos que no trasciende en absoluto entre las verdaderas sociedades científicas de mi país.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...