viernes, 13 de marzo de 2015

El más grave problema de la anestesiología peruana: el anestesiólogo nunca da la cara, jamás da explicaciones en casos mediáticos de negligencia médica. Segunda parte


Viene del post anterior: El anestesiólogo nunca da la cara. Parte 1

Según la Asociación Síndrome Williams España, el Síndrome de Williams es un trastorno del desarrollo que ocurre en 1 de cada 7.500 recién nacidos. Está caracterizado por la tetrada de:

Síndrome de Williams
Paciente con Síndrome de Williams (www.culturamix.com). Es evidente probable intubación difícil

1. Rasgos faciales típicos
2. Discapacidad intelectual leve o moderada
3. Hipercalcemia (niveles de calcio en sangre elevados) en la infancia
4. Estenosis aórtica supravalvular, (un estrechamiento de la arteria principal inmediatamente al salir del corazón)


[La estenosis de la válvula aórtica puede requerir tratamiento quirúrgico]

Una vez leído el reporte periodístico del caso del niño cardiópata, llama poderosamente la atención que el ANESTESIÓLOGO INVOLUCRADO NO DIGA SU VERSIÓN DE LOS HECHOS, no obstante que diferentes personas (familiares, directivos de EsSALUD e, incluso, el decano del Colegio Médico) atribuyen a "fallas en la anestesia" como causa de muerte.

Un niño portador de Síndrome de Williams que va a ser sometido a una procedimiento dental bajo anestesia general puede ser considerado como "de alto riesgo" (probables intubación difícil y descompensación de la cardiopatía). Por eso vamos a dar al anestesiólogo el beneficio de la duda: su actuación fue correcta, pero el desenlace fatal se debió a problemas inherentes a la grave enfermedad del niño.

Sin embargo, acusaciones como "el deceso se produjo a consecuencia de un paro cardíaco cuando le suministraron anestesia sin tener presente su mal cardíaco", "la criatura entra a la intervención de sus dientes y a la media hora le da un paro porque le habían puesto anestesia”, "los doctores tenían conocimiento que mi hijo no iba a aguantar la anestesia" y "el menor habría reaccionado mal ante la aplicación de la anestesia" TIENEN QUE SER REFUTADAS O DESMENTIDAS por el anestesiólogo responsable.

Si el anestesiólogo no da su versión de los hechos, situación que ocurre muy frecuentemente en nuestro país, el público en general va a seguir teniendo una terrible imagen de la anestesiología: un grupo de especialistas incompetentes que administra anestesia en dosis excesivas a pacientes que previsiblemente no van a tolerarla o van a reaccionar mal ante ella.

Imagen tomada con permiso de la página web de la Sociedad Peruana de Anestesiología. En ella se invita a los anestesiólogos peruanos a formar parte de sus asociados

Fiel a su costumbre, la Sociedad Peruana de Anestesiología nunca se preocupa en aclarar, explicar o desmentir versiones inexactas acerca del ejercicio de la especialidad en casos mediáticos.

Me felicito de no pertenecer ni haber pertenecido a esta fútil institución.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...