martes, 27 de enero de 2015

Todo sobre la anestesia en cirugía contra la obesidad: manga gástrica (3)



Viene del post anterior: Anestesia en cirugía bariátrica parte 2

En la cirugía de manga gástrica, contar con un buen cirujano asegura mejorar la silueta y la salud; contar con un buen anestesiólogo asegura salvar la vida.


En artículos anteriores, describimos algunas bondades de la cirugía bariátrica, así como los pasos a seguir en una anestesia general para cirugía laparoscópica. Ahora vamos a tratar las implicancias de esos pasos de la anestesia en pacientes obesos.

1.- Mesa de operaciones y cuidados en la posición del paciente.


Dado el peso de estos pacientes, debemos tener seguridad de que la mesa de quirófano es adecuada. En primer lugar, debe ser más ancha que para operados no obesos. En segundo lugar, canular vena periférica es más difícil en el obeso, a veces sólo queda colocar un catéter venosos central (¿lo hará con facilidad el anestesiólogo que está de turno ese día en la clínica?). En tercer lugar, antes de inyectar los anestésicos, es importante elevar la cabecera y acostar al obeso a su izquierda, para que su voluminoso abdomen no empuje demasiado hacia el tórax, dificultando la respiración. Hay que vigilar flexuras y zonas de apoyo para evitar heridas por presión y lesiones articulares o nerviosas. El paciente debe quedar bien fijo a la mesa, ya que los diversos cambios de posición de la mesa pueden ocasionar desplazamientos. Pregunta: ¿su cirujano le conversó de que se ocupará de este ítem?


2.- Intubación traqueal.

Los obesos, en mayor o menor medida, SON DIFÍCILES DE VENTILAR CON MASCARILLA E INTUBAR. Se trata de una vía aérea difícil ANTICIPADA. Cualquier error en su manejo puede significar la muerte del paciente.

La vía aérea del obeso presenta peculiaridades que pueden hacer difícil su manejo, tales como: apertura bucal restringida, infiltración grasa de partes blandaslaringe anterior más frecuente que en los no obesos, movilidad del cuello disminuida, circunferencia del cuello aumentada.

Aquí se muestra por qué es tan difícil ventilar a un obeso cuando éste está ya dormido y relajado
El anestesiólogo debe visitar al paciente en piso y evaluarlo antes de que vaya a quirófano. Así podrá tener un plan de cómo va a manejar la vía aérea. Hay diversas maneras de intubar a un obeso, reduciendo la posibilidad de complicaciones a un mínimo. Esta publicación no tiene como fin describir diferentes técnicas de intubación, sino llamar la atención de lo importante que es contar con un anestesiólogo competente y experto.

En el obeso, mucha veces no se puede localizar la glotis y, por tanto, no se logra introducir el tubo endotraqueal
Adicionalmente, se debe contar, a mano, con un cirujano capaz de realizar una vía aérea quirúrgica (traqueostomía) rápidamente, en caso que no se pueda intubar el paciente y se presenten serios problemas para poder brindar adecuada ventilación. Pregunta: ¿su cirujano le habló de quién va a ser su anestesiólogo? ¿cuán bueno será y cuánto va a recibir como honorarios, por semejante trabajo, en el que está su vida de por medio?

3.- Mantenimiento de la anestesia.

El obeso es muy proclive a complicaciones cariovasculares como: arritmias, isquemia miocárdica (posibilidad de infarto al corazón), hipertensión arterial y otras. No cree que le vendría muy bien un anestesiólogo cardiovascular, para que lo ponga a salvo de tales problemas?



En relación a la función respiratoria, la obesidad mórbida está asociada a alteraciones de los volúmenes pulmonares. Existe una reducción de la capacidad residual funcional (volumen de aire que permite soportar periodos sin respirar, por ejemplo, el tiempo que se demora en intubar el anestesiólogo), principalmente causada por el ascenso del diafragma. Deben calibrarse con exactitud los parámetros del ventilador mecánico para evitar hipoxemia (disminución del oxígeno sanguíneo).

En el obeso, debido a la gran presión dentro del abdomen, el diafragma asciende en gran magnitud, provocando una inadecuada expansión pulmonar, llevando a la hipoxemia
Los pacientes obesos presentan alteraciones en la disposición de los fármacos administrados al compararse con la población no obesa. Importante es el criterio en el ajuste de las dosis de drogas anestésicas a emplear.

4.- Despertar de la anestesia - recuperación.

Antes de despertar al paciente obeso, es menester antagonizar los anestésicos cuya acción residual pueda causar problemas respiratorios en el postoperatorio (narcóticos, relajantes musculares). La extubación se debe realizar con el operado semisentado y consciente, pues de estar aún bajo efectos de la anestesia, los tejidos blandos de la orofaringe (lengua, mucosa) pueden ocluir la vía aérea abruptamente y resultar en edema agudo de pulmón, por aumento excesivo de la presión dentro del tórax, en su intento de vencer la obstrucción a la respiración.


En sala de recuperación, el paciente deberá permanecer semisentado y acostado hacia su izquierda, con el fin de evitar que el ascenso del diafragma dificulte la ventilación.


Estimado visitante: no ha sido nuestra intención asustarlo, pero esta es la realidad en la anestesia para la cirugía bariátrica en el paciente obeso. Usted sabía que se trata de una intervención quirúrgica muy delicada, por eso se preocupó en hallar un excelente y reputado cirujano. Ahora sabe que estamos ante una anestesia muy compleja. Preocúpese, pues, de hallar al mejor anestesiólogo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...