lunes, 12 de enero de 2015

¡Cuidado! Una sedación no es una simple "dormidita" (especialmente en anestesia para niños pequeños). Parte 1


Este artículo está dirigido principalmente a padres de niños pequeños que son programados para tomografía (TAC) o resonancia magnética (RM) cerebral, procedimientos que pueden ser considerados no peligrosos en sí, más aún cuando el pediatra afirma que se llevarán a cabo bajo una "simple" sedación.

Tenga cuidado, estimado padre de familia. La TAC y la RM cerebral en niños pequeños se efectúan no bajo sedación sino bajo anestesia general y, por lo tanto, acarrean los riesgos de esta última y deben estar justificadamente indicados.



Muchas veces durante la guardia en la clínica se nos requiere para atender a un niño pequeño a quien se le va a practicar tomografía (TAC) o resonancia magnética (RM) cerebral de urgencia. Cuando nos dirigimos al servicio de emergencia para evaluar al paciente y hablar con sus padres imaginamos encontrar a un niño en malas condiciones debido a un severo traumatismo en la cabeza que motiva la indicación de la TAC o la RM.

Sin embargo, al llegar a la habitación señalada en la hoja de interconsulta encontramos a un niño en buenas condiciones, caminando o viendo televisión y preguntando a su mamá a qué hora podrá comer una pizza e irse a casa. Sorprendidos por la buena salud del niño preguntamos a los padres qué sucedió con él y responden que se cayó de una silla golpeándose levemente la cabeza y que para nada ocurrieron irritabilidad, vómitos explosivos ni pérdida de conocimiento.

Los padres continúan contando que el pediatra indicó una TAC cerebral ya que, si bien es cierto, se produjo un golpe leve en la cabeza, había que ser precavidos y descartar cualquier patología cerebral severa. Nadie tendría por qué preocuparse pues la TAC es un procedimiento totalmente inocuo y al niño simplemente se le administraba una "pequeña" sedación, es decir, una "simple dormidita".


Como médicos generales que también somos nos damos cuenta que el niño no necesita la TAC. Se le nota clínicamente sano. Tal vez sólo necesite un par de horas de observación en sala de emergencia por si desmejora. Claro que el pediatra tiene razón en que la TAC cerebral es "inofensiva", pero no la tiene cuando dice que se trata de una simple sedación o "dormidita".

Un niño pequeño no recibe sedación para una TAC o RM cerebral, sino anestesia general. La TAC y la RM son procedimientos inocuos, sin riesgo podríamos decir, pero la anestesia general NO.

La TAC o RM cerebral en niños pequeños debe estar justificadamente indicada por los riesgos de la anestesia general que, muy a menudo, es confundida con la sedación.

Continúa en el próximo post: La sedación. Parte 2
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...