miércoles, 21 de enero de 2015

Anestesia para cesárea en la gestante adolescente: el máximo reto para el anestesiólogo (parte 3)

Niñas que traen al mundo niños 
Viene del post anterior: Anestesia en la gestante adolescente. Parte 2

En el post anterior este blogger explicó por qué prefiere administrar anestesia general a pacientes adolescentes para la gran mayoría de intervenciones quirúrgicas, ya que éstos no suelen brindar el mínimo de colaboración para que una anestesia epidural -si está indicada- tenga éxito. Pero en el caso de una operación cesárea, por la posibilidad de depresión neonatal producida por anestésicos generales, es mejor administrar una anestesia regional menos "incómoda" para la paciente que la epidural.

Por tanto, para este blogger, la anestesia de elección para la cesárea en gestante adolescente (especialmente en menores de dieciséis años) es la espinal o raquídea.


Ventajas de la anestesia raquídea sobre la epidural en la gestante adolescente.

1.- Menor dolor a la inyección.

Las agujas para anestesia raquídea pueden ser tan finas como una aguja para inyección intradérmica y, por lo tanto, producir sólo un leve dolor al momento de la punción. En la imagen anterior se puede comparar el calibre de agujas epidural y raquídea.

2.- Bloqueo sensitivo más denso.

Una gestante a quien se administra con éxito una epidural no siente dolor durante la operación pero sí siente que la están operando. En otras palabras, cuando el cirujano corta la piel el bisturí puede percibirse como un objeto de "punta roma" que no duele y, al momento de la extracción fetal, se sienten sus manos moverse en el interior del abdomen siempre sin causar dolor. Previa explicación del asunto, una paciente adulta tolera las situaciones descritas pero una adolescente joven no.

Con la anestesia raquídea el bloqueo es "total" y la adolescente no sentirá ni dolor ni los movimientos de las manos de los cirujanos.


Desventajas de la anestesia raquídea.

1.- Cefalea post anestésica.

A pesar de utilizarse una aguja raquídea "fina", en algunos pocos casos puede presentarse dolor de cabeza al día siguiente de la operación. Felizmente, de suceder así, el problema se solucionará solo tras dos o tres días de reposo en cama.

Mientras más "fina" sea la aguja utilizada menor la probabilidad de aparición y de duración e intensidad de la cefalea.

2.- Angustia por parálisis de la mitad inferior del cuerpo.

Una vez administrada la anestesia raquídea la adolescente puede entrar en pánico al no sentir sus miembros inferiores ni poder moverlos. En este caso es recomendable distraer y brindar confort a la paciente hasta que el feto sea extraído para luego agregar sedación ("dormirla") hasta el final de la cirugía. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...