jueves, 27 de noviembre de 2014

Por qué el paciente no debe comer ni beber poco antes de que lo operen [parte 2]


John Bonham, ex baterista de Led Zeppelin, murió ahogado con su vómito

Viene del post anterior: Los peligros de la anestesia general con estómago lleno (1)

John Bonham ("Bonzo"), baterista de Led Zeppelin, murió el 25 de septiembre de 1980 por aspiración de vómito tras ingerir unos 40 vasos de vodka (acompañados, tal vez, con alguna otra "sustancia") en menos de 12 horas durante un día de borrachera. Contaba con sólo 32 años de edad.

Tal exceso hizo que Bonzo perdiera la consciencia. El mecanismo de protección de la vía aérea durante el vómito (situación de la epiglotis ocluyendo el ingreso a la laringe) está abolido en casos de pérdida de consciencia, como en la embriaguez extrema y bajo anestesia general.


Vemos en la imagen superior qué sucede con la vía aérea cuando se produce vómito y el individuo está consciente. No ingresa contenido estomacal a la laringe, pues está cerrada por la epiglotis.


Pero, en esta oportunidad (ver figura superior) el individuo está inconsciente. Se pierde el reflejo mediante el cual se cierra la laringe por la epiglotis. Cuando se produce vómito en estas circunstancias, mucha parte de éste se irá por laringe, tráquea, bronquios y, finalmente, pulmones. Si no hay atención inmediata vendrá la muerte por asfixia. Aún con pronta atención médica existe gran posibilidad de severa neumonía por aspiración de contenido gástrico ácido.

Por lo tanto, debe realizarse un ayuno estricto (nada de alimentos sólidos ni líquidos) por lo menos seis horas antes de una cirugía electiva (que no es de urgencia). Bajo anestesia general se puede desencadenar vómito (por aire en el estómago, por pujo, por manipulación quirúrgica) y el contenido gástrico puede anegar los pulmones. Claro está que la intubación de la tráquea protege a la vía aérea, pero existe un periodo de tiempo, entre la pérdida de consciencia y la colocación del tubo traqueal, en que se podría producir una bronco-aspiración de funestas consecuencias para el paciente. En niños el problema es mucho más grave.


Usted, estimado visitante, podrá decir que para operaciones con paciente despierto y consciente (anestesia regional o local) no importaría incumplir el ayuno de seis horas. La respuesta es que para cualquier anestesia regional o local, uno nunca sabe cuándo se podrán convertir en anestesia general. Para qué correr riesgos innecesarios.

Aclaración:

En caso de cirugía de urgencia no hay que esperar necesariamente a que transcurran seis horas desde la última comida o bebida. Si la salud y/o la vida del enfermo está en peligro no hay que perder tiempo para pasar a sala de operaciones. En anestesiología existen técnicas para evitar que el contenido gástrico (por una comida o bebida reciente) se aspire a los pulmones. Un anestesiólogo competente las conoce y aplica a la perfección.

Una vez más nuestro consejo: ¡Busque usted al mejor anestesiólogo así como busca al mejor cirujano!

No juegue con su vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...