domingo, 7 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 6. Caso ejemplo de delito médico culposo modalidad IMPRUDENCIA: niña muere tras someterse a procedimiento dental


Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 5

La imprudencia al realizar un acto anestésico en medicina y odontología puede traer nefastas consecuencias. Revisemos el siguiente reporte periodístico para tener una idea más clara de cuándo ocurre imprudencia (aunque en combinación con negligencia) en la práctica diaria de la anestesiología.


4 enero 2014 04:08 PM ET
Una niña de tres años muere tras someterse a un procedimiento dental

(CNN) — Finley Boyle, una niña hawaiana de tres años, sufrió daño cerebral después de someterse a un procedimiento dental en diciembre y murió la noche del viernes, informó el abogado de la familia este sábado. La niña murió en compañía de sus familiares, informó el abogado Richard Fried Jr. del bufete Cronin, Fried, Sekiya, Kekina & Fairbanks. Los padres de la niña están demandando a una dentista de Kailua, Hawaiii, por negligencia y conducta peligrosa.

La demanda contra Lilly Geyer y su consultorio Island Dentistry for Children señala que la dentista administró medicamentos inapropiados en dosis incorrectas a la niña el 3 de diciembre, de acuerdo con los documentos presentados ante la corte esta semana.

“Como un resultado directo de los medicamentos administrados”, la niña “sufrió un paro cardíaco durante su procedimiento dental”, señala la demanda. Además de un severo y permanente daño cerebral”, agrega.

Geyer y su abogado, John Nishimoto, no respondió a CNN.

El sitio de internet de Island Dentistry señala que la clínica ha sido cerrada permanentemente y redirige a los pacientes a una dirección de correo electrónico.

La demanda, que se presentó el lunes ante la Corte de Primer Circuito de Hawaii, señala que Geyer no tenía un plan para responder a emergencias como la que sufrió Finley.

Ashley Boyle, la madre de la niña, señaló que la primera vez que llevó a su hija al dentista fue en noviembre cuando le explicaron que requería seis endodoncias, señaló.

Regresaron en diciembre para el procedimiento. Los padres señalan que Finley fue anestesiada y se le dejó sin vigilancia durante 26 minutos.

El neurólogo pediátrico de la niña, el Dr. Gregory Yen, señaló que resonancias magnéticas mostraron que la niña sufrió daño cerebral severo y que se encontraba en "estado vegetativo persistente".


Según Ponce Malaver, se comete delito médico culposo en la modalidad de imprudencia cuando se realizar un acto con ligereza, sin las adecuadas precauciones. La conducta del profesional es contraria a la que el buen sentido aconseja. En el sentido estricto, tiene que ver con la falta del conocimiento práctico y, por lo tanto, idóneo y apto para la realización del acto anestésico (experiencia, comprensión del caso y claridad).

La dentista Lilly Geyer atendió a su pequeña paciente con ligereza y sin adecuadas precauciones al no contar con un anestesiólogo (y su correspondiente instrumental) en su clínica.

Ahora, la imprudencia y la negligencia suelen ser las caras de una misma moneda y van siempre de la mano. La dentista va a ser incriminada por imprudencia y negligencia debido a su IMPREVISIÓN (sabía que la niña podría presentar depresión respiratoria, espasmo de laringe u otra complicación común en anestesia para procedimientos dentales) de un resultado previsible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...