sábado, 6 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 5. Caso ejemplo de IATROGENIA: rotura de esternón y costillas tras reanimación cardiopulmonar



Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 4

Está muy difundida la mala costumbre de llamar IATROGENIA a todo daño o complicación que sufre un paciente producto de descuido, error, negligencia, impericia, etc. de parte de un profesional de la salud.

Según Ponce Malaver, iatrogenia es el daño en el cuerpo o en la salud del paciente, causado por el médico a través de sus acciones profesionales, conductas o medios diagnósticos, terapéuticos, quirúrgicos, etc., y que este daño o resultado indeseado no le es imputable jurídicamente. Es decir, la iatrogenia es el resultado nocivo que no deriva de la voluntad o culpa del médico en la producción del daño, sino es producto de un hecho imprevisto (o, mejor dicho, imprevisible) que escapa a toda posibilidad de ser evitado por los medios habituales o normales de cuidado individual o colectivo.

El siguiente reporte periodístico nos aclarará las cosas.

elmundo.es

INFORME FORENSE 
El informe no descarta que la rotura de esternón del muerto de Almería se produjera en la reanimación

El informe refleja que la fractura debió producirse en un momento muy cercano a la muerte | Fuentes médicas consultadas por elmundo.es aseguran que es "muy improbable" que la fractura se deba a las maniobras de resucitación 

ELMUNDO.ES | AGENCIAS
Juan Martínez Galdeano. (Foto: EFE)
Juan Martínez Galdeano. (Foto: EFE)

MADRID.- Las últimas pruebas forenses realizadas al hombre que falleció en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas de Mar (Almería) apuntan a que la fractura en el esternón que presentaba requirió de una'fuerza de considerable magnitud', pero no descartan que se hubiera producido durante la reanimación.
Eso es lo que señalan el último informe forense realizado a requerimiento de la jueza de Roquetas encargada del caso y que la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC), que lleva la defensa de los nueve agentes imputados, ha facilitado a través de su página web.
El informe, rubricado con fecha del 5 de agosto, concluye señalando que la fractura "ha requerido la aplicación de una fuerza de considerable magnitud para haberse ocasionado; no siendo descartable la etiología yatrogénica (resucitación cardio-pulmonar)".
"Se trata de una fractura completa, semilineal, perpendicular al eje mayor del esternón, a la altura de la sincodrosis de la tercera costilla", indica el informe al describir la fractura, que, añade, "debió producirse en un momento muy cercano a la muerte".
Según fuentes especializadas consultadas por elmundo.es, es "muy improbable" que en un caso como el descrito en el informe de forense la fractura del esternón que provocó la muerte se deba a las maniobras de resucitación cardiopulmonar (masaje cardiaco). Este tipo de fracturas normalmente se producen en pacientes de edad avanzada, en zonas más bajas del esternón y suelen ir asociadas a fracturas en las costillas, ausentes en este caso.
Ya en el primer informe forense, concluido el 29 de julio, se apuntaba como posible causa de la muerte la rotura del esternón.

En una reanimación cardiopulmonar, las compresiones torácicas -masaje cardíaco externo- pueden ocasionar fractura de costillas y, raramente, del esternón. Estas lesiones no le pueden ser imputadas al médico tratante pues estamos ante una iatrogenia, es decir un resultado nocivo (las fracturas) que no deriva de la voluntad o culpa del médico en la producción del daño (el médico está concentrado en lograr compresiones torácicas efectivas que logren hacer llegar sangre al cerebro). Aquí la iatrogenia es producto de un hecho imprevisto, tienen que ver factores propios de la patología enfrentada (paro cardíaco) o a factores propios, peculiares y particulares del paciente (avanzada edad con fragilidad ósea, por ejemplo).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...