viernes, 22 de agosto de 2014

Terminología jurídica en la génesis de complicaciones fatales en anestesiología (Parte 4)


Viene del post anterior: Terminología jurídica... parte 3

Fuente: "Responsabilidad Médica" por el Dr. Moisés Ponce Malaver

El médico anestesiólogo que en el pre, intra o post operatorio ocasiona por culpa un perjuicio al paciente, debe repararlo. El fundamento yace en los principios generales de la responsabilidad, según los cuales, todo hecho o acto realizado con discernimiento (capacidad), intención (voluntad) y libertad genera obligaciones para su autor en la medida en que se provoque un daño a otra persona.

¿Qué es delito?

Es una infracción a una obligación preexistente fijada por ley o por un contrato.

Delimitación de delito:

Delito doloso:

Hay intención deliberada. La previsión del resultado, como seguro, no detiene al autor. Por ejemplo: aborto provocado, certificado médico falso. La responsabilidad es plena.

Delito culposo:

Falta necesariamente la intención de dañar, pero hay una negligencia, desidia, impericia, falta de precaución o de diligencia, descuido o imprudencia, que produce perjuicio a otro o que frustra el cumplimiento de una obligación, y debe ser imputada a quien la causa. Por ejemplo, el anestesiólogo abandona el quirófano y durante su ausencia acontece una complicación que, por la demora en solucionarse, deja secuelas severas al paciente.


Caso Fortuito:

Los hechos son extraños al hombre, ocurren por azar, es decir, es una consecuencia extraordinaria o excepcional de la acción. El médico no ha previsto el resultado porque éste no era previsible, por lo tanto no le puede ser imputado. Por ejemplo, una reacción alérgica severa a algún antibiótico.

¡Muy importante!

"El no haber previsto la consecuencia dañina separa a lo culposo de lo doloso, el no haberla podido prever separa el caso fortuito de la culpa".

Tipos de delito culposo.

* Inconsciente: Es la falta de previsión de un resultado típicamente antijurídico, que pudo y debió haberse previsto (se ha obrado con negligencia o imprudencia pero no imaginándose el resultado delictuoso de su acción). Por ejemplo, un paciente que convulsiona tras una epidural y no se cuenta en centro quirúrgico con fármacos anticonvulsivantes.

* Consciente: Se actúa anticipando un resultado típicamente antijurídico, pero que se confía (tiene la esperanza de) evitar. En otras palabras, está previsto el resultado del acto imprudente, pero se confía en que no ha de producirse (diferencia con el dolo). Por ejemplo, se administra una dosis insuficiente de anestésico confiando en que alcanzará, pero el paciente se despierta en medio de la operación.

Continúa en el próximo post.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...