martes, 19 de agosto de 2014

Terminología jurídica en la génesis de complicaciones fatales en anestesiología (Parte 1)


Las catástrofes en aviación ocurren de una manera similar a las complicaciones fatales en anestesiología: error humano o falta de experiencia (del piloto y del anestesiólogo), graves fallas en la maquinaria (del avión y de la máquina de anestesia, hechos fortuitos ( mal tiempo en aviación, reacción alérgica en un paciente).

A continuación, un reporte periodístico de una de las causas de catástrofes en aviación que no tiene que ver ni con error del piloto ni con falla de máquina: el engelamiento.

Engelamiento, uno de los mayores riesgos meteorológicos en aviación
19 de mayo de 2011:

El engelamiento, es la formación de hielo, blando o duro, opaco o transparente, sobre la estructura del avión.

Puede formarse de diferentes maneras: en tierra, por acumulación sobre el avión durante una nevada, o en vuelo por el impacto de gotas de agua superenfriada que al chocar contra el metal se solidifican y se engrosan.


Este fenómeno es uno de los mayores riesgos meteorológicos en aviación porque reduce la eficiencia de la aeronave. El riesgo suele ser mayor en los aviones de hélice.


Y puede producir: Falsas indicaciones de los instrumentos, pérdida de comunicaciones de radio, pérdida de actuación de las superficies de mando, y en vuelo puede llevar una posterior pérdida de efectividad de los frenos y de todo el tren de aterrizaje.



Si un avión se estrella debido a engelamiento podría catalogarse el hecho como un caso fortuito.

En un caso fortuito los hechos son extraños al hombre, ocurren por azar. Son una consecuencia extraordinaria o excepcional de la acción. El piloto no ha previsto el resultado porque éste no era previsible, por lo tanto no le puede ser imputado.

En anestesiología un buen ejemplo de caso fortuito puede ser una reacción alérgica severa a algún medicamento. El anestesiólogo quedaría libre de culpa pues no son imputables los riesgos de reacciones anormales e imprevistas del propio paciente que, en el estado actual de la ciencia, aunque pudieran anticiparse son difícilmente evitables.

Según Moisés Ponce Malaver, "el no haber previsto la consecuencia dañina separa a la culpa del dolo, el no haberla podido prever separa el caso fortuito de la culpa".

Entonces, si se llegara a probar que el piloto o el anestesiólogo pudieron prevenir la aparición del engelamiento o la reacción alérgica, respectivamente, ya no saldrían bien librados del problema, sino serían acusados de homicidio culposo.

Interesante, no?

En los próximos posts aclararemos el significado de términos jurídicos como responsabilidad médica, impericia, imprudencia, negligencia y los ilustraremos con ejemplos de la práctica diaria en anestesiología.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...