viernes, 6 de junio de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 29: Muerte en operación contra la obesidad (manga gástrica)



Viene del post anterior.

¿Qué sucedió con la paciente de 48 años de la clínica Sagrada Familia de Barcelona, España?

De acuerdo al reporte periodístico no se presentaron problemas a la hora de la inducción (inicio) y del mantenimiento de la anestesia. Las dificultades aparecieron al momento de despertar a la paciente.

Proponemos dos "teorías" para la causa del fallecimiento de la infortunada mujer.


1.- Falla en la reversión del fármaco bloqueador de la transmisión del impulso neuro-muscular (relajante, por ejemplo vecuronio, rocuronio). Al momento del despertar y de su traslado a la sala de recuperación, por efecto residual del relajante muscular, la paciente presentó dificultad para respirar y lo manifestó a sus médicos. Al persistir esta dificultad y ante la sensación de agotamiento de sus músculos torácicos respiratorios la obesa fue, naturalmente, presa de la desesperación. El anestesiólogo inexperto aún, tal vez, calificó erróneamente el episodio como una crisis nerviosa. Le aplicó un sedante y lo que siguió fue realmente catastrófico.

Porque no solamente se dejó sin solucionar el gran inconveniente del bloqueo neuro-muscular residual, sino que con la administración del sedante la función respiratoria, ya muy venida a menos, terminó por deprimirse completamente.

Y luego se presenta paro respiratorio, sigue paro cardíaco. La obesidad de la paciente ofrecía muchos obstáculos para que tuvieran éxito reintubación traqueal y maniobras de reanimación cardio-pulmonar-cerebral.

Fuente: Blog "Noticias Insólitas"
2.- Error al momento de considerar la posición en cama de la obesa. Los obesos mórbidos no pueden tolerar la posición supina (o decúbito dorsal o echado "boca arriba"). En esta situación, el voluminoso abdomen empuja al diafragma hacia arriba, disminuyendo aún más la ya muy reducida capacidad residual pulmonar. Como consecuencia se presenta dificultad respiratoria severa.

Por eso los obesos mórbidos duermen con la cabecera de la cama levantada, con varias almohadas. Así, por efecto de la ley de gravedad, el diafragma ya no será "empujado" hacia el tórax por el voluminoso abdomen.


La paciente al despertar sintió la falta de su cabecera de cama alta y sus almohadas. No podía respirar. Se desesperó.

Entonces el anestesiólogo se equivocó y, creyendo que se trataba de una crisis de ansiedad, le administró un sedante provocando depresión respiratoria primero y posterior paro cardiorrespiratorio.

En la figura siguiente se puede apreciar una cama hospitalaria diseñada para obeso mórbido.


Surge la pregunta: ¿las clínicas privadas peruanas en las que se practica cirugía de manga gástrica cuentan con este tipo de camas para obesos?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...