lunes, 26 de mayo de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 21: Muere deportista por sobredosis de anestesia


Viene del post anterior.

Para una intervención a la rodilla, la anestesia de elección es la epidural o, también la raquídea, dependiendo la preferencia del anestesiólogo.


En el caso de Jesús Angel Quintero pudo haber sucedido lo siguiente:

1.- La cirugía se prolongó inesperadamente y el efecto de la anestesia epidural o raquídea terminó.

2.- La epidural (o raquídea) no fue bien colocada, no se estableció anestesia, no "prendió" o no "pegó".

En cualquiera de los dos casos, lo recomendable (por no decir lo obligatorio) es administrar anestesia general, con todas la de la ley, con intubación traqueal o con colocación de una máscara laríngea (explicaremos próximamente de qué se trata).


Qué sucedió con el deportista venezolano?

Probablemente lo siguiente:

1.- Jesús Angel sintió dolor, el anestesiólogo, pensando que era "nerviosismo", "stress" o "falta de colaboración" del paciente, optó por administrarle un sedante.

2.- Las quejas de dolor persistieron y el anestesiólogo, desesperado, le aplicó una dosis más del mismo, u otro, sedante.

3.- Siguen las quejas de dolor. El cirujano se molesta y presiona para que el paciente esté "bien anestesiado". El anestesiólogo, en pánico ya, administra otra droga (puede ser un narcótico), en un intento de que el paciente deje de quejarse.


4.- La combinación de tanta droga anestésica causa depresión respiratoria más depresión cardiovascular (hipotensión, bradicardia), situación que un anestesiólogo en pánico no puede resolver. Pasan varios minutos sin llegada de oxígeno a órganos nobles, produciéndose paro cardíaco y lesión cerebral irreversible, posteriormente.


El anestesiólogo debió entender que ya la epidural (o raquídea) no funcionaba. Pues había que administrar, con toda calma, anestesia general. Se indicaba al cirujano que detenga la operación unos momentos, se solicitaba asistencia a la enfermera circulante, y se procedía a intubar o colocar máscara laríngea al paciente para quedarse con anestesia general bien instalada. Ahí, recién, se indicaba al cirujano que podía continuar la intervención.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...