sábado, 24 de mayo de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 20: Investigan muerte de joven que se iba a operar de amígdalas


Viene del post anterior.

Para que Silvia pueda ser operada de las amígdalas, se decidió la administración de anestesia general con la intubación traqueal de rigor. Pudo aplicarse anestesia local, aunque tal vez la poca colaboración de la paciente hizo descartar esta alternativa.

Previamente a la intubación, es necesaria la administración de un hipnótico (propofol, tiopental, entre otros), un analgésico narcótico (fentanilo, morfina, entre otros) y un relajante (bloqueo neuro-muscular) [atracurio, rocuronio, entre otros].


El tiopental, la morfina y el atracurio figuran, entre los anestésicos, como drogas con importante potencial de causar reacciones alérgicas (anafilácticas).


La reacción anafiláctica se caracteriza por espasmo bronquial (broncoespasmo) severo, caída brusca de la presión arterial (hipotensión arterial severa), aceleración o extrema lentitud de los latidos cardíacos (taquicardia, bradicardia, respectivamente) y lesiones en la piel (eritema, pápulas). Su máxima, y fatal, expresión es el "shock anafiláctico", entidad con alta morbi-mortalidad.

Broncoespasmo severo: el aire no llega a los pulmones por cierre bronquial
Silvia pudo haber sufrido un "shock anafiláctico" (broncoespasmo, hipotensión, bradicardia, todos severos) al recibir alguno de los fármacos. En sala de operaciones, con una buena máquina de anestesia con ventilador mecánico, el equipo de reanimación a la mano, drogas de acción estimulante cardíaca al alcance, se debe manejar con éxito un shock anafiláctico.


Muy diferente es en un consultorio o en un tópico de inyectables. Ahí carecen del equipo necesario de atender una reacción alérgica severa a la penicilina, por citar un ejemplo, y el desenlace casi siempre es fatal.

Otra posibilidad es que, ante un error en la manipulación del laringoscopio o el tubo traqueal, o ante un intento de intubación bajo anestesia aún superficial, el organismo haya reaccionado con un broncoespasmo severo.


Para manejar un broncoespasmo severo hay una gran gama de recursos. Para desgracia de Silvia, su anestesiólogo no pudo hacerlo, bien por inexperiencia, nerviosismo, o realmente el evento fue muy súbito y grave, inmanejable.

El cirujano tiene razón. La muerte es responsabilidad (¡ojo! no queremos decir "culpa") de anestesiología.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...