viernes, 23 de mayo de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 19: Anestesista a la cárcel por homicidio culposo


Viene del post anterior.

La cirugía que se menciona, corrección de incontinencia urinaria por espina bífida, es compleja y dura varias horas. Durante ella, la presión arterial y la frecuencia cardíaca sufren drásticas variaciones. El tubo traqueal se puede mover de su sitio. Puede producirse un sangrado cuantioso que baja considerablemente la presión arterial. Puede producirse baja severa del pulso (bradicardia severa), alguna arritmia maligna, por manipulación quirúrgica.


Pero, con el anestesiólogo en quirófano, atento, presto a actuar, cualquier problema, detectado a tiempo, se soluciona, sin mayores complicaciones.


Pero, si el anestesiólogo no está en quirófano, hasta que se den, los cirujanos o las enfermeras, cuenta de la complicación y, hasta que busquen y ubiquen al colega de especialidad, esos minutos del evento transcurridos hasta ser solucionados, pueden ser de fatales consecuencias.


El anestesiólogo no debe dejar el quirófano. Por lo menos, no debe ausentarse más de tres minutos, para ir a los servicios higiénicos, por ejemplo.


Si se va a dejar a un colega en nuestro reemplazo, debe ser a dedicación exclusiva para nuestro paciente.  No debe ser el anestesiólogo de la sala de operaciones vecina. Él tiene su paciente, y en ese momento su paciente es más importante que el paciente de otro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...