martes, 20 de mayo de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 17: El consentimiento informado no estaba firmado por el paciente


Viene del post anterior.

Caso sumamente aleccionador.

La razón: la anestesia (técnicas, drogas) puede haber ido bien, la complicación pudo ser quirúrgica o de otra índole, ajena a nuestra labor. Pero, si los PAPELES (historia clínica, exámenes de laboratorio, riesgo quirúrgico, interconsultas, consentimiento informado) NO ESTÁN EN ORDEN, también SOMOS CULPABLES.


Les pasó a los españoles. Nos puede pasar a nosotros. ¡Nunca descuidemos la historia clínica! Hay que revisarla minuciosamente.

Nadie es infalible. Entonces, si tenemos una complicación anestésica, o ocurre una complicación quirúrgica, estando LOS PAPELES (historia clínica completa) en orden, hay inmensa posibilidad de salir bien librados de una auditoría o de un proceso judicial.

En el caso que comentamos, aunque no está nada claro, el daño neurológico del paciente pudo deberse a:


1.- Enfermedad pre existente, causada por la cadera lesionada.

2.- Trauma de la médula espinal, al momento de colocar la anestesia raquídea.

3.- Neurotoxicidad de la lidocaina hiperbárica (pesada). [Ver entrada anterior]

4.- Compresión de algún nervio por una mala posición del paciente durante la operación.

Muy difícil determinar la causa. Aparentemente (salvo el uso de lidocaina pesada) la conducta anestésica y quirúrgica fue buena.


Pero sucedió ese lamentable e infantil error. No hacer que el paciente firme el consentimiento informado.

La falta de ese documento marcó la diferencia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...