domingo, 18 de mayo de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 14: Anestesista negocia honorarios con paciente sedada


Viene del post anterior.

Vamos al grano.

Las entidades prestadoras de salud (EPS) pagan "tarifa plana" por cirugía o procedimiento.
Por ejemplo, imaginando, pagan al cirujano S/ 2,000 por cesárea. Si la gestante es cardíaca o sana, si es obesa mórbida o juega en la selección nacional juvenil de voleyball, si tiene 40 años o es adolescente, si es portadora del virus del SIDA o de la hepatitis "B" o "C", no interesa. Son S/ 2,000, y punto.

Y, ¿cuánto gana el anestesiólogo?

Al anestesiólogo la EPS le paga, siempre, 25% de los honorarios del cirujano principal. En la cesárea nos pagarían (¡ojo! es un dato aproximado) S/ 500.00. Con descuento del IGV (25%), más lo que descuenta la clínica (25-30%), quedan unos S/ 250 ( US$ 90). Si la paciente sufrió un infarto al miocardio previo, si es portadore del HIV, si se trata de embarazo múltiple, no interesa. Serían S/ 250 y punto.

Es evidente que tanto en Chile como en el Perú los anestesiólogos son muy mal remunerados en la práctica privada.


Pero, de ninguna manera se justifica la criminal y nada ética conducta del anestesiólogo en pretender negociar honorarios médicos con una paciente en quirófano, y ya bajo efectos de sedación.


Uno de los principales objetivos de la sedación es amainar la ansiedad de la paciente. Así ella enfrenta con más valor y relajación los incómodos momentos de una cirugía y se disminuye la incidencia de hipertensión y taquicardia perioperatorias.

Molestar a la paciente con el tema de honorarios médicos la pone en una condición de alta vulnerabilidad a los nocivos efectos del stress.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...