lunes, 12 de mayo de 2014

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 4: Muerte cerebral tras cirugía plástica


Viene del post anterior. http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/caso-de-negligencia-medica-en-anestesia_12.html

Es evidente que el médico ecuatoriano no estaba capacitado para este tipo de cirugía, y que la clínica no otorgaba las garantías del caso.


Asumimos que se administró anestesia local. El anestésico tiene que distribuirse por toda la extensa zona abdominal de donde se va a succionar grasa. Por ello se deben aplicar dosis de lidocaina que parecen muy altas, de manera absoluta (diez ampollas), pero, debido a la amplia región de tejido adonde va dirigida, la dosis será óptima de manera relativa.


En manos expertas esta técnica es segura, aunque muchos cirujanos plásticos prefieren la anestesia general o la epidural cuando la "barriga" es muy vasta.


Creemos que sucedió lo mismo que en el caso de la modelo. Una abundante cantidad de anestésico local (lidocaina) paso al torrente sanguíneo (vía una vena o arteria) y causó toxicidad cerebral (convulsiones) y/o cardíaca (arritmias malignas como fibrilación ventricular), llevando al paro cardíaco y respiratorio.


Se puede reanimar a la paciente ("sacarla" del paro cardíaco y respiratorio) administrando adrenalina intravenosa, aplicando masaje cardíaco y ventilando con el dispositivo "ambu". El problema es que han pasado varios minutos con la paciente en paro y el cerebro sin recibir sangre con oxígeno y otros nutrientes. Se produce muerte cerebral, como nefasta consecuencia.


Cuando la paciente "sale" del paro ya el cerebro está "muerto" y no va a recuperarse a pesar de que, ahora, le llega sangre en cantidad normal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...