martes, 27 de mayo de 2014

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 22: Operan a joven padre de manga gástrica y lo dejan en coma


En anestesiología, los pacientes obesos mórbidos son pacientes de muy alto riesgo. Complicaciones cardíacas y respiratorias severas tienen alta probabilidad de aparecer.

Fue un gran error efectuar este tipo de cirugía a un obeso mórbido en una clínica diseñada sólo para  procedimientos de mediana o baja complejidad y que carecía de unidad de cuidados intensivos.

En el próximo post comentaremos más... Explicación del casoi

04/03/11
Operan a joven padre y lo dejan en coma
¿Negligencia? Le practicaron operación para reducirle estómago y grapa no prendió. Esposa denunciará en las instancias judiciales  y médicas a los especialistas que atendieron a Víctor  López. Médico refiere que operación fue exitosa.
Consuelo Alonzo C.

La diabetes que su progenitor padecía le advirtió a Víctor López Tume que debía bajar sus 111 kilos de peso lo más pronto posible, si es que no quería padecer esa misma enfermedad a sus 32 años. Por eso, después de pensarlo mucho, decidió someterse a una intervención que le reduciría el estómago: la gastrectomía en manga o también conocida como manga gástrica.

Confiaba en que todo iría bien, pues su hermano, meses atrás, se había sometido a esa misma operación con óptimos resultados.

Así fue que, confiado, se entregó a las manos expertas del médico José Javier Pérez Ramírez, quien programó su operación (vía laparoscopia) para el 21 de febrero en la Instituto de Ginecología y Reproducción, y Cirugía Mínimamente Invasiva (IGYR), de Surco.

Es más, según refiere su esposa Esperanza Granja Córdova (29), su seguridad en el procedimiento aumentó cuando el riesgo quirúrgico indicó que no había inconvenientes. Sin embargo, luego de que la operación concluyó sí se presentó una complicación: una radiografía confirmó que presentaba aire en los pulmones, por lo que le colocaron  un dren para retirárselo.

Dolores y complicaciones

Al día siguiente, Víctor manifestó un fuerte dolor en el abdomen, dificultad respiratoria y un aumento de su temperatura.

El anestesiólogo y primo de Víctor, Marcos Antonio Jacinto Chapilliquén, refiere que el miércoles 23 de febrero le hicieron unos análisis que confirmaban la presencia de una infección. “Los médicos siguieron sospechando del problema respiratorio sin pensar que los problemas eran producto de la operación, a pesar de su  distensión estomacal, la fiebre, la taquicardia y el dolor”, sostuvo.

De mal en peor  

Con el paso de las horas, la salud del joven padre de familia solo empeoró. La fiebre continuó en ascenso y los dolores se hicieron insoportables, agrega Jacinto Chapilliquén.

Justamente por eso el viernes, tres días después de la operación, reingresan a Víctor a la sala de operaciones para revisarle la cavidad abdominal y detectan una perforación en el estómago y líquido purulento con muy mal olor alrededor de ese órgano.

Al concluir ese examen el cuerpo de Víctor no aguantó más e hizo un paro cardiorrespiratorio.

“La historia clínica solo dice que iniciaron las reanimaciones cardiacas básicas y avanzadas a las 5:30 pm, pero no dicen cuánto tiempo duraron”, señaló Chapilliquén.

Luego de eso, y tras cerrar el orificio que tenía en el estómago, los médicos indujeron al paciente a un coma medicamentoso (inducido por medicinas).

Recién el 28 de febrero, trasladaron a López Tume a la Unidad de Cuidados Intesivos de la clínica San Pablo, según la familia, porque en el instituto no cuentan con la capacidad necesaria para tratar un caso tan complejo y delicado.

Probable muerte cerebral

Todo esto, asegura Jacinto Chapilliquén, se hubiera detectado de manera oportuna con una sencilla ecografía manual.

De haberlo hecho, hoy su primo, dice, no estaría al borde de la muerte ni estaría a punto de dejar a sus pequeños hijos en la orfandad. “Ayer (el martes) entré a verlo y no presentaba reflejo en las pupilas. Existe una alta sospecha de muerte cerebral, pero nos han dicho que tenemos que esperar. Pero además tiene una septicemia (infección) generalizada. Pero aún tenemos esperanzas, porque su juventud es una ventaja”. Por lo pronto solo les queda esperar.

NEGLIGENCIA. Esperanza Granja Córdova (29), esposa de Víctor, refiere que Pérez Ramírez le dijo que tal vez un grupo de las grapas vino fallo de fábrica y que por eso se produjeron las complicaciones. “Esto es una negligencia. No es justo. Esta operación se la hizo para mejorar su salud no para que me lo entreguen así. Se supone que son profesionales”, señaló.

“El paciente sabía de los riesgos existentes”

El cirujano José Javier Pérez Ramírez, en diálogo con La República, sostuvo que el paciente conocía de los riesgos inherentes a la operación tanto es así que firmó, acompañado de su esposa, el consentimiento informado.

Sobre las causas que conllevaron al estado delicado de su paciente, dijo que el problema habría sido una grapa que vino fallada. Asimismo, indicó que el paciente ha sido inducido a un coma medicamentoso para proteger el cerebro de cualquier lesión. Agregó que las pupilas de López Tume sí tenían reacción, lo que indicaba que no había muerte cerebral. 

A su turno, el director médico y anestesiólogo del Instituto de Ginecología y Fertilidad y Cirugía Mínimamente Invasiva, Jorge Basurto Lavanda,  dijo que lo  ocurrido con López era una situación a la que los médicos siempre están expuestos. “Lamento profundamente esta situación. Todo lleva un riesgo en la vida, cuando tenemos algo agregado el riesgo es mayor. Hemos hecho nuestro mejor esfuerzo en las mejores condiciones y lamentablemente  ha ocurrido un evento ajeno a nuestra voluntad”.

Remarcó además que   el instituto está cubriendo todos los gastos que demande la mejora en la salud de López Tume.

DIARIO LA REPÚBLICA, PERÚ
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...