viernes, 23 de mayo de 2014

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 19: Anestesista a la cárcel por homicidio culposo


Temor muy común en pacientes que van a ser intervenidos quirúrgicamente: que el anestesiólogo deje la sala de operaciones y los abandone a su suerte.

Por increíble que parezca este temor no es infundado. Veamos el siguiente reporte periodístico al respecto.

El análisis en el próximo post.

Anestesista a la cárcel por homicidio culpable
Mala praxis. Eguren lo procesó por muerte de un niño

El juez Pablo Eguren procesó con prisión al anestesista Pedro Serra por el delito de homicidio culpable por la muerte de un niño de seis años. El médico será indagado esta semana por la muerte del hermano del ex futbolista Diego Aguirre.

La Fiscalía pidió el viernes pasado el procesamiento de Serra y de otro anestesista que participó en la intervención del niño Emiliano Lima, realizada el 8 de noviembre de 2003 en el sanatorio del Banco de Previsión Social (BPS).

El juez Eguren resolvió en la tarde de ayer el enjuiciamiento con prisión pero recién dará a conocer hoy o mañana el auto de procesamiento con los argumentos.

Con respecto al otro médico, deberá citarlo por exhorto para que comparezca puesto que se encuentra radicado en España. Si no se presenta a declarar el juez deberá pedir la extradición.

Según dijo a El País el vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat, en este caso el juez no tiene tan claro el nivel de responsabilidad y pretende indagarlo antes de decidir si lo procesa.



El homicidio culpable implica que se trata de un caso de mala praxis en el cual la muerte se ocasionó por negligencia, imprudencia o impericia pero no por la intencionalidad de dar muerte.

El Código Penal (artículo 314) prevé para este delito una pena que va de los seis meses de prisión a los ocho años de penitenciaría.

De acuerdo a dos informes realizados por una junta médica dirigida por Guido Berro, se probaron los elementos para señalar que existió negligencia, o imprudencia, puesto que el anestesista Serra, que era quien estaba a cargo, no permaneció en el quirófano durante las siete horas en que duró la delicada intervención de vejiga.

El niño fue intervenido para hacerle superar los problemas de incontinencia que padecía por la enfermedad conocida como "espina bífida". Cuando concluyó la operación el anestesista informó a sus padres que el niño se encontraba bien, pero había entrado en coma por problemas con la anestesia y al día siguiente falleció.

La investigación sumarial del BPS concluyó que el paro cardíaco que determinó la muerte cerebral del niño, ocurrió mientras el anestesista se encontraba ausente del quirófano. Si bien se supone que el otro anestesista estuvo presente, en la historia clínica no hay registros de lo que ocurrió en esas horas.

Por ese motivo, se entendió que la responsabilidad del homicidio recae sobre ambos.

La madre del niño, Silvia Lemos, dijo a El Observador semanas atrás que cuando ocurrieron los hechos, las enfermeras del CTI le recomendaron denunciar lo ocurrido y le dijeron que había pasado lo mismo con el anestesista otras tres veces.

El nombre del médico cobró notoriedad con la muerte de Rodrigo Aguirre, ocurrida el 14 de febrero. En este caso, el joven de 23 años sometido a una operación menor en un ganglio, el 9 de febrero en la Asociación Española, entró en paro cardiorrespiratorio, luego de recibir anestesia local potenciada.

En este caso se denunció que tampoco había sido monitoreado por el anestesista, y recién habría sido reanimado media hora después de sufrir el paro. La situación fue detectada por una enfermera, que advirtió que el paciente estaba cianótico.

Luego de que trascendió la noticia, la mutualista formuló la denuncia penal y separó del cargo al médico que había trabajado en la Española durante 23 años.

El juez penal Julio Olivera tiene a su cargo la denuncia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...