sábado, 17 de mayo de 2014

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 13: Joven queda inválido tras anestesia regional para apendicectomía


Las anestesias epidural y raquídea son ampliamente utilizadas por ser muy seguras, entre otras razones. Pero accidentes o errores al momento de su administración pueden resultar en severas complicaciones como "invalidez".

Leamos este reporte periodístico que será comentado en el próximo post.



Madre sospecha de negligencia médica
Lucía Vargas C.
CORRESPONSAL/JINOTEPE

21 setiembre del 2001


Un bloqueo en la columna vertebral, posiblemente sea la causa de la pérdida de fuerza en la pierna derecha y otros miembros, que sufre Armando Bermúdez Mojica (16), desde que fue operado por una hernia el pasado 18 de julio en el Hospital Regional Santiago de Jinotepe.

Los especialistas que han estudiado el caso en los hospitales “Lenín Fonseca” y “Aldo Chavarría”, donde está hospitalizado, esperan obtener un diagnóstico veraz, luego de una tomografía cervical o una resonancia magnética, para verificar si se trata de una esclerosis múltiple o algo más grave causado por un tumor.


PIDE EXPLICACIONES

Doña Antonia Mojica, madre del muchacho, dijo que hizo público el caso por considerar que hubo negligencia en la administración de anestesia, labor de la que se hizo cargo la Dra. Maritza Narváez, anestesióloga del hospital caraceño, dado que su hijo fue operado por apendicitis un mes antes de esta última intervención y asegura que no hubo problemas.

“Lo que quiero es una explicación clara de lo que pasó, pero nadie dice nada”, aseguró la angustiada madre, quien dijo que con su trabajo de doméstica no puede pagar la resonancia, que cuesta 500 dólares, ni la tomografía, valorada en 300, además del resto de medicinas que debe comprar que incluye un aparato que tiene un valor de 112 dólares.

MEDICINAS CARAS

Señaló que al darse el problema, su hijo fue internado nuevamente en Jinotepe, pero solicitaron apoyo del neurocirujano Sebastián Sampson, médico del Lenín Fonseca, que ordenó siete días de tratamiento con Solumedrol inyectable.

Cada frasco del fármaco cuesta 500 córdobas, por lo que no se le suministró más que dos dosis que facilitó el hospital local, y luego asegura le dijeron que no podían hacerse cargo de esa medicina porque es muy cara y el Minsa no la proporciona.

Según doña Antonia, el diagnóstico preliminar dado en el Aldo Chavarría, señala lesión lumbar y sacro que pudo ser provocada por la aguja de la anestesia, pero se ha quedado en la incertidumbre, ya que no recibió una explicación convincente de parte de la Dra. Narváez ni de la administración hospitalaria, explicó.


EL EXTRAÑO CASO DEL “NERVIO IRRITADO”

La Dra. María José Gaitán, jefa de Anestesia del Hospital Regional Santiago, de Jinotepe, descartó una negligencia médica.

Su razón principal es que la Dra. Narváez tiene 14 años de experiencia, y cree que pudo ser una complicación neurológica causada por la concentración del fármaco, que podría haber irritado el nervio; aunque señaló que “según la literatura estos casos se registran en un 0.01%”.

Explicó que usaron lidocaína hiperbárica y se suministró por punción única con una aguja 26, que tiene el grosor de una hebra de pelo, por lo que se descarta que haya un error, y más bien cree que el afectado “desgraciadamente está dentro de ese pequeño porcentaje de riesgos”.

Gaitán señaló que las posibilidades de recuperarse dependen del tratamiento, el que no se le suministró a tiempo, versión que rechaza la señora, que asegura que el hospital tenía la obligación de facilitar estas medicinas.

La Dirección del hospital lamentó el caso, señalando que se hizo lo que podía hacerse, pero ocurrió, y ahora deben actuar con rapidez para ayudar al joven.

Continúa en el próximo post...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...