martes, 13 de mayo de 2014

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 6: Muerte por anestesia mal administrada en gestante


Presentamos un interesante caso en el que, aparentemente, una vez más se confunden complicaciones anestésicas debidas a errores o accidentes con problemas de alergia a la anestesia.

En el próximo post la explicación.


Niña nació pero joven madre pereció
Otra muerte con fondo de negligencia médica
* Una dolorosa historia que parece ser un nuevo cuadro de anestesia mal administrada
MARIA LOURDES TERCERO
Managua

Durante casi nueve meses guardó la esperanza de, por fin, convertirse en madre, después de dos intentos frustrados por abortos. Todos los exámenes y ultrasonidos realizados a lo largo de su embarazo indicaban que todo iba bien y que cumpliría su sueño y el de su esposo Israel.




Pero ahora sus familiares creen que un caso de negligencia e insensibilidad en el hospital regional de Carazo, acabó con el sueño de la muchacha y con su vida misma, ya que el mal trato llegó al extremo de que fue «nalgueada» y abandonada con su dolor por personal de ese centro asistencial, según han logrado conocer de testigos.

Recuerda Israel Bermúdez Díaz, que su esposa Angela Emma González Mejía, de 21 años de edad, al momento de fallecer este primero de diciembre, estaba embarazada. Todo iba bien porque se hacía chequeo dos veces al mes con distintos médicos, en vista de que había tenido dos abortos y no quería que le sucediera un tercero.

«Esperábamos tanto ese hijo, que hasta yo pedía permiso en mi trabajo para acompañarla a sus chequeos», aseguró el joven, quien se desempeña como maestro de una escuela. «Era una bebé deseada, ahora es una bebé de todos», asegura.

AL HOSPITAL DE DIRIAMBA

Relató que a las once de la noche del sábado 24 de noviembre, le comenzaron algunos dolores, pero como esperaban al bebé para el siete de diciembre, no le tomaron importancia. Sin embargo a la una y diez de la madrugada del domingo los dolores fueron más intensos, y ya convencidos de que sería el momento porque el médico habría dicho que podía ser 15 días antes o 15 después, la joven fue trasladada al hospital San José de Diriamba.


AL REGIONAL DE JINOTEPE

Aquí se encontraron con que el centro asistencial no está muy bien equipado y preguntaron por el médico de turno que era el doctor Suárez, y al enterarse de que allí solo queda un doctor de turno y dado el caso delicado de Angela, decidieron ingresarla en el Regional de Jinotepe donde hay especialistas todos los días y cesárea las 24 horas.

Señaló el esposo de Angela que hicieron el ingreso a ese centro asistencial entre las 1.25 y 1.40 de la madrugada del domingo, pero él pudo acompañarla hasta la parte inicial de emergencia porque como varón, no lo dejan entrar a la sala de labor y parto.


Estando allí, la evaluaron y dijeron que tenía cuatro centímetros y que el parto tenía probabilidad de ser a las diez de la mañana, por lo que pidió autorización para quedarse acompañando a Angela, pero amablemente le dijeron que no podía, pues la tarjeta prenatal indicaba que todo estaba bien, aunque 15 días antes la muchacha había estado ingresada en ese lugar.

«Como a las cuatro de la tarde se apareció una señora, pidiendo toallas sanitarias y dijo que todas habían salido y pregunté por Angela, pero la señora volvió a entrar y a las cuatro y 20 salió y me dijo: «Tu mujer tiene más de tres horas de estar pegando gritos y no le hacen caso, parece que le pusieron suero abortivo, pero nada más», narró en detalle el maestro, quien no se explica cómo no pudieron evaluar al paciente si tenían la información básica de su caso.

OPERACION CESAREA

«Me sofoqué con la información y entré, y mi susto fue cuando mi esposa está gritando. Me quedé con ella, cuando llegó una muchacha que pienso es practicante y dijo que se la llevaban a sala de operaciones a cesárea. Yo no podía entender, si todo estaba bien», recuerda el joven.


Señaló que como a las cinco y media de la mañana vio que algo andaba mal, pues el médico de turno y la jefa de servicio de anestesiología y un médico más corrían hacia el quirófano, «pregunté qué pasaba, pero no contestan nada, solo entraron al quirófano», explicó.

NACIÓ LA NIÑA
Indicó que acto seguido un doctor salió con la niña y dijo que nació reprimida, con problemas respiratorios, y que entraría a neonato a ver cómo reaccionaba, lo cual era más preocupante todavía.


ALÉRGICA A LA ANESTESIA

Un pediatra de apellido Jarquín le dijo que su esposa estaba mal y a las siete de la mañana el doctor de turno de noche cruzaba por un pasillo cuando lo vi y desesperado lo seguí, y dijo que mi esposa tuvo alergia a la anestesia y que le dio broncoespasmo severo, que se le cerraron las vías respiratorias y que le dio paro cardíaco, pero que ya la tenían rehabilitada.

ENTRA EN COMA

Sin embargo eran las ocho de la mañana y todavía estaba en el quirófano. A las ocho y media, salió la doctora Johana Herrera, que según información obtenida, renunció al día siguiente, igual salió la jefe de servicio de anestesiología doctora María José Gaitán, quien confirmó a la familia, lo expresado por el pediatra, pero también dijo que la joven estaba en coma, mientras, era auxiliada en su respiración con una bombita manual.


Es en este momento es que se ordena el traslado de la muchacha al Bertha Calderón, sin explicación alguna para sus familiares.

«Uno de los muchachos que creo era practicante del hospital Regional dijo que estaba en coma y que le dio broncoespasmo, además que estaba con ventilador... pero depende de ustedes el tiempo que le quieran dar», expresó el joven quien advirtió que la muchacha podía morir en dos horas, o ya, porque había estado cierto tiempo sin oxígeno y estaba como vegetal.

«Ahora entendemos que ella estaba muerta, sólo la mantenían con la bombita, al pasarla al ventilador fue algo difícil para ellos en el Bertha. Transcurrió media hora y nos llamó un doctor, preguntando por los documentos que andábamos ya que era importante.

MUERTE CEREBRAL IRREVERSIBLE

«Nosotros no la queremos engañar pero ella no tiene probabilidades de vida, si llega a recuperar quedará en estado vegetativo, pues estuvo media hora sin oxígeno en el cerebro», les informó el doctor del Bertha, quien diagnosticó muerte cerebral irreversible, señaló la hermana de la joven Leslie González, quien reconoció la buena atención del doctor Pomares y una enfermera de nombre Sonia en el Bertha.


«Sólo queremos señalar la negligencia y que sea sancionada, expresó la hermana de Angela, quien anotó que esperan que el director del Regional de Carazo, Pedro Pablo Novoa cumpla lo prometido, ya que juró averiguar lo que le pasó a su hermana, y sancionar la falta para lo cual pidió tres días a partir del 26 de noviembre y es la fecha y no ha llamado». Otra versión, además de la de que la muchacha fue abandonada y maltratada después de ponerle el suero abortivo, es que hubo exceso de anestesia, o que fue mal entubada. «Queremos saber la verdad», manifestaron los familiares.

Señalaron que María José Gaitán, Jefa de Anestesiología, llamó a la familia y le dijo que ella no había puesto la anestesia, sino Margarita Cortés, que es técnica anestesióloga, con más de 20 años de experiencia y que además es madre soltera y muy pobre.

La familia de Angela envió carta a la Ministra de Salud Mariángeles Argüello, solicitando investigación, pero ella no ha respondido nada desde el 29 de noviembre.

SEIS DÍAS DESPUÉS FALLECIÓ

Mientras tanto el doctor Novoa les ofreció entrevista con todos los que participaron en el caso e investigar el asunto, pero tampoco ha habido nada, mientras la joven pasó seis días en el Bertha hasta que falleció.

Continúa...http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/explicacion-de-caso-de-negligencia_18.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...