jueves, 10 de abril de 2014

El problema de la gestante programada para cesárea que dice ser "alérgica a la xylocaína" y tiene miedo a la anestesia epidural. (Parte 2)



Viene del post anterior...

Cuando un paciente, cuya cirugía tiene indicada anestesia epidural, refiere en la visita preanestésica que es "alérgico a la xylocaina", este blogger dura que esto sea exacto por los siguientes motivos:

1.- El anestésico local lidocaina  (nombre comercial xylocaina) figura entre las drogas con menor poder de producir reacciones alérgicas. Muy poco frecuentemente se observa una verdadera reacción alérgica a la lidocaina que comprometa el estado general de un paciente.

2.- Las reacciones adversas o desfavorables a la lidocaina durante la anestesia epidural, que se producen al inyectar inadvertidamente la dosis total del anestésico en el espacio subaracnoideo (canal raquídeo) o intravascular (vena o arteria), ponen en riesgo la vida del paciente y se presentan de manera aparatosa, con signos y síntomas muy parecidos a los de una reacción alérgica severa.

3.- Algunos anestesiólogos, ante el temor de ser calificados como incompetentes o ser denunciados por mala praxis médica, califican falsamente a una reacción adversa o desfavorable a la lidocaina como una reacción alérgica.

 

Sin embargo, a pesar de estar "casi seguros" de que el paciente que dice ser alérgico a la xylocaina no lo es en realidad, recomendamos no subestimar esa remota posibilidad de que se produzca una reacción alérgica severa cambiando la anestesia epidural por la general. Ésta última hoy en día es muy segura y brinda un despertar rápido y confortable para el paciente.



Pero si nuestra paciente es una gestante programada para operación cesárea o analgesia epidural para trabajo de parto, la conducta del anestesiólogo debería ser diferente ante la probabilidad de una verdadera reacción alérgica anterior.

Si está debidamente documentado que la paciente es alérgica a la lidocaina podemos utilizar para anestesia o analgesia epidural drogas alternativas, como la bupivacaina o levo-bupivacaina, que son muy seguras y no producen reacción cruzada alérgica con la lidocaina.

Ahora, ante profundas dudas acerca del antecedente de alergia o gran temor de la paciente a recibir lidocaina y poner en peligro su vida y la de su bebé, está demostrado que la técnica general (anestesia para cesárea o analgesia para trabajo de parto) adecuadamente administrada por un anestesiólogo experto y competente, es muy segura, confortable y de mínimo riesgo.

También es bueno señalar que en una gestante con probabilidad de ser alérgica a la lidocaína y requerir cesárea bajo anestesia general, se debe procurar que esta operación se programe oportunamente (cesárea electiva) y no se presente repentinamente (cesárea de urgencia). He aquí la gran importancia del control prenatal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...