lunes, 26 de agosto de 2013

La estafa de la especialización en anestesiología en clínica particular (parte 2). Cómo es estafado el anestesiólogo en formación.


Viene del post anterior...

En esta serie de post contamos cómo fue que en el Perú se instauró esa farsa que fue el residentado médico (especialización) en anestesiología en una clínica privada.

¿Cómo se perjudica el residente de anestesiología en una clínica privada?

El futuro anestesiólogo durante tres años estudia arduamente la teoría de su especialidad y de otras afines (cuidados intensivos, cardiología, neumología) y es rigurosamente evaluado por la universidad mediante varias pruebas escritas parciales y una final.

Al mismo tiempo trabaja a dedicación exclusiva (doce o más horas al día, domingos y feriados inclusive) en un hospital docente (universitario) bajo la estricta supervisión de un profesor tutor quien, además de enseñarle los diferentes procedimientos y manejo de drogas de la especialidad, estará presto a solucionar cualquier complicación menor que surgiera debido a errores del residente que no son infrecuentes en esta etapa de entrenamiento.

Intentando ser ordenados, les damos dos razones de peso (existen muchas más) para que no se efectúe residentado médico en una clínica:

1.- En un hospital docente , donde se llevan a cabo un número significativo de operaciones, inicialmente el residente es programado por el jefe de anestesiología para que trabaje en cirugías de pequeña o mediana complejidad realizando técnicas sencillas, siempre bajo supervisión. A medida que pasa el tiempo las cirugías serán más complejas y las técnicas más sofisticadas.

En una clínica particular el paciente, que paga su plata, y cirujano y anestesiólogo titulares, que no quieren complicaciones en su práctica privada, limitarán tremendamente el acceso del residente a procedimientos y su entrenamiento no será el más óptimo.


2.- En un hospital docente se gasta mayor cantidad de material de la especialidad (tubos traqueales, agujas de anestesia epidural, catéteres) debido a los esperados errores que comete un especialista en formación durante su trabajo. Igualmente, el paciente puede quedar hospitalizado uno o dos días más para recuperarse de alguna complicación leve (cefalea post epidural, por ejemplo) producto de la inexperiencia del residente. Los costos de material y días de hospitalización extras son asumidos en la mayoría de casos por el Ministerio de Salud, la Seguridad Social o la Fuerza Armada y el paciente no se perjudica económicamente.

En una clínica privada los costos de materiales, drogas, camas de hospitalización, exámenes de laboratorio son asumidos por el paciente o su seguro particular. Ante la posibilidad de una facturación excesiva se le negará al residente la ejecución de procedimientos y manejo de drogas.

Continúa en el próximo post.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...