viernes, 23 de agosto de 2013

Gran estafa en la medicina peruana: ¡residentado médico (especialización) en anestesiología en una clínica particular! (parte 1)


Pasan los años y la anestesiología peruana no logra el reconocimiento que se merece. No acaba de despegar. Una de las causas: dejadez y/o corrupción en autoridades del colegio profesional médico y de la sociedad científica de la especialidad.

A continuación, para muestra un botón.

¿Cómo se forma un especialista en anestesiología en el Perú?

El médico general tiene que concursar por una plaza en el programa de segunda especialización en anestesiología (residentado médico) de la facultad de medicina de una universidad. Si gana la plaza se convierte en "médico residente" ("becario" en otros países) y elige un hospital "docente" o "universitario" (por lo general perteneciente al Ministerio de Salud, la Seguridad Social o la Fuerza Armada, en los que los pacientes reciben atención gratuita o a muy bajas tarifas).

Durante tres años de residentado médico el futuro anestesiólogo trabajará a dedicación exclusiva y se entrenará en la especialidad (y también en especialidades "afines" como cuidados intensivos, cardiología, etc.) supervisados de manera muy rigurosa por docentes calificados. Al terminar su periodo de especialización obtendrá, tras una serie de evaluaciones, su título (diploma) de especialista).

Un paciente que acude atenderse a un hospital público docente (donde prácticamente no pagará honorarios médicos) sabe que será atendido por residentes en entrenamiento, pero bajo estricto control de un especialista experto.

Dr. Tomas A Salerno. (Tomado de Selecciones Reader's Digest Agosto 2013)
Lógicamente, al momento de realizar procedimientos y técnicas en anestesiología, el residente tiene buena posibilidad de cometer errores que pueden generar complicaciones en el paciente. Felizmente, en un alto porcentaje éstas son leves y fácilmente controlables por el especialista tutor que está atento en todo momento a la actuación de su pupilo.

Un cirujano ortopédico. (Tomado de Selecciones Reader's Digest Agosto 2013)
Ahora, cambiando un poco de tema, una interesante pregunta:

¿Por qué un paciente prefiere gastar dinero para ser operado en una clínica privada y no en un hospital "docente", universitario", "público"?

Pues por una cuestión de comodidad (disgusto por salas de hospitalización comunes), por el deseo de disminuir la posibilidad de complicaciones (no quieren ser atendidos por médicos en entrenamiento) y por la ventaja de poder elegir a los especialistas que van a administrarle anestesia e intervenirlo quirúrgicamente.

Es derecho del paciente. Y para eso gasta sus ahorros o se presta dinero.

Increíblemente, en el Perú se vulneró el derecho del paciente a escoger y pagar por un determinado tipo de atención quirúrgica y, a la vez, el derecho del residente a recibir una capacitación en anestesiología óptima, al crearse plazas de especialización en anestesiología en una clínica privada.

En el próximo post continuamos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...