miércoles, 19 de octubre de 2011

La muerte de Michael Jackson: análisis del anestesiólogo (2)




Un insomnio severo fue la característica los últimos días de vida de Michael Jackson, que ante la impotencia de dormir suplicaba a su médico por "su leche'': un "mix" de diacepam, lorazepam y midazolam, combinado con propofol intravenoso, para poder paliar sus angustias.



El médico del "Rey del Pop", el cardiólogo Conrad Murray dijo que Jackson estaba muy familiarizado con el anestésico hipnótico, y que se refería a él como su "leche''.


Michael Jackson no podía dormir. Sus problemas familiares, líos judiciales, su adicción y abuso de drogas hipnóticas y narcóticas (consumía morfina, dicen), le alteraron el ciclo vigilia/sueño, además de otras calamidades. Por otro lado, el uso frecuente de estas sustancias le ocasionó tolerancia a ellas: cada vez requería mayor dosis para lograr el mismo efecto.

Así que, entre sus últimas extravagancias, estuvo el conciliar el sueño con anestesia general intravenosa a domicilio: el Propofol.


"No hay tratamiento para el insomnio en la Tierra que incluya el propofol'', dijo a la AFP el doctor Drew Pinsky, un psiquiatra conocido en Hollywood que además presenta el programa de cable "Celebrity Rehab'' (Rehabilitación de celebridades por adicción a drogas).

El cardiólogo Murray admitió a la policía que llevaba seis semanas tratando el insomnio de Jackson y empezó inyectando 50 miligramos de Propofol para luego bajar la dosis hasta llegar a 25 miligramos.

La dosis de propofol para inducir sueño es 2.5 mg por kilogramo de peso. Michael Jackson pesaba aproximadamente 55 kg poco antes de su muerte. O sea que los 50 mg no constituían una dosis plena de propofol (si es cierto que sólo le inyectaban 50 mg).



El médico decidió mezclar el tratamiento con Lorazepam y Midazolam, otros sedantes fuertes, según documentos judiciales publicados el lunes.

Fue así como Murray el 25 de junio -día que Jackson murió-, decidió darle Valium, pero como no le hizo efecto para dormir, media hora después le inyectó Lorazepam.



Dr. Conrad "The Donkey" Murray
Peligrosamente se estaban asociando diversidad de drogas hipnóticas. Entre ellas pueden potenciar sin medida sus efectos depresores del sistema nervioso y del aparato cardiovascular, dando como resultado paro respiratorio, paro cardíaco, coma y muerte.

En la madrugada seguía sin poder dormir y entonces le facilitó Midazolam, pero estos sedantes no surtieron efecto en el músico.


Fue entonces cuando, atendiendo un pedido del propio Jackson, el cardiólogo le inyectó 25 miligramos de Propofol en la mañana, unas dos horas antes de que colapsara en la casa.


Tras la inyección de Propofol, Jackson logró dormir y el medico se ausentó un momento para hacer unas llamadas telefónicas. Cuando regresó a la habitación el cantante no estaba respirando, intentó reanimarlo, llamó a los paramédicos, fue trasladado al hospital de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) y allí fue declarado muerto.



La potencia de la dosis de propofol, sumada a la potencia aún existente de los hipnóticos que había recibido anteriormente, causó un terrible efecto depresor de la respiración. El Rey del Pop, de pronto, dejó de respirar. Tal vez su lengua, laxa por la profunda sedación, cayó hacia atrás y le ocluyó la vía aérea. Paro respiratorio.

Su doctor... ¡había salido un momento! Al paro respiratorio siguió el paro cardíaco, por falta de oxígeno. En seguida muerte cerebral, por no llegada de sangre al cerebro aportando oxígeno y nutrientes. No tardó en venir el lamentable fallecimiento de gran Michael Jackson. Al volver su doctor ya era demasiado tarde. Esa breve ausencia fue fatal. Bastaba esta simple maniobra...


...y millones hubiéramos gozado con su regreso.

"El Propofol no es una medicina para tratar el insomnio en ningun caso. Tiene una altisima peligrosidad y no puede darse fuera del hospital en una casa'', dijo a la AFP Alexandre Rocha Abreu, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami.


Estamos muy de acuerdo. No se puede comprender qué cosa llevó al Dr. Murray a prescribir tan negligentemente el propofol.

Se utilizó información del Miami Herald

La muerte de Michael Jackson: análisis del anestesiólogo (1)






25/08/2009
Según figura en documentos judiciales
La autopsia revela que una dosis 'letal' de propofol mató a Michael Jackson
 
 Fotografía de archivo del 22 de febrero de 2005. | Efe

Justo cuando está a punto de cumplirse dos meses de la muerte de Michael Jackson, unos nuevos documentos oficiales aseguran que el cantante falleció por culpa de una dosis "letal" de un fuerte anestésico llamado propofol al que al parecer era adicto el 'rey del pop'.
Así lo asegura, entre otros medios, el diario 'Los Angeles Times', que indica que esa es la conclusión a la que ha llegado la oficina del forense del condado de Los Angeles después de practicar la autopsia al cadáver del artista.
Los datos se basan en información reflejada en documentos judiciales vinculados a las investigaciones en torno al médico privado de Jackson, Conrad Murray. Al parecer, el facultativo, que prestaba sus servicios al 'rey del Pop' desde 2006, le habría suministrado propofol la víspera de su muerte.
Murray, médico personal del músico desde 2006. | Ap
Dr. Conrad Murray
Según los nuevos documentos, la autopsia habría permitido detectar "niveles letales" de propofol. El médico ha reconocido a la Policía que durante seis semanas suministró 50 miligramos del analgésico por vía intravenosa para combatir sus problemas de insomnio.

Medicación en las horas previas
Murray también habría reconocido a los investigadores que el cantante se estaba volviendo adicto y que, por eso, decidió rebajar la dosis a 25 miligramos diarios de propofol, pero mezclados con dos sedantes, lorazepam y midazolam.
Según documentos policiales, el día de su muerte el médico no suministró ninguna dosis de propofol al artista y de madrugada sólo le dio un valium, pero como no funcionó entonces decidió inyectarle una dosis de lorazepam y, más tarde, otra de midazolam.
Según los documentos recogidos ahora por 'Los Angeles Times', sólo unas horas antes de que falleciera y ante la insistencia del propio Jackson, el médico accedió a ponerle una inyección de 25 miligramos de propofol.
Entierro el 3 de septiembreJackson falleció a los 50 años el 25 de junio de un paro cardiaco y será enterrado el 3 de septiembre.

"El jefe médico examinador del Departamento Forense de Los Angeles (...) indicó que había revisado los resultados preliminares de toxicología y su evaluación preliminar acerca del motivo de la muerte de Jackson se debió a niveles letales de propofol (diprivan)", sostuvo una orden jurada de registro para la casa de Murray emitida por California.
El jefe del Departamento Forense del Condado de Los Angeles es el doctor Lakshmanan Sathyavagiswaran.
El documento fue dado a conocer por la oficina de Distrito del Condado de Harris en Houston, donde Murray tiene sus oficinas, que fueron allanadas por agentes estadounidenses el 22 de julio en busca de evidencias de homicidio no premeditado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...