viernes, 12 de agosto de 2011

Cómo la heroína y la cocaína mataron a Amy Winehouse

 Aunque aún no se ha establecido formalmente la causa de la muerte de Amy, no es difícil creer que una sobredosis de heroína y/o cocaína tuvo mucho que ver. Intentaremos explicar cómo estas sustancias pueden causar la muerte si se abusa de ellas.

La morfina es un potente analgésico narcótico muy utilizado en anestesiología. Así como es un potente supresor del dolor también puede causar sedación profunda y deprimir la respiración. En relación con los demás narcóticos, la morfina es una droga poco común en espacios de recreación, dados sus efectos de náuseas, vómitos y sopor.

El abuso en el consumo de morfina puede generar dependencia física y dependencia psicológica, falla renal, somnolencia y disminución del deseo sexual.

La heroína es un derivado de la morfina, una droga semi-sintética, originada a partir de la adormidera (opio). Es una droga sedante que deprime el sistema nervioso central, pone más lento el funcionamiento del organismo y combate el dolor físico y emocional. Bloquea los mensajes de dolor e incrementa las sensaciones de placer en el cerebro, por lo que su efecto más frecuente es el sentimiento de relajación, calidez y desapego, junto a una disminución de la ansiedad.


Algunos "heroinómanos" cuentan que la heroína les hace sentir como si estuvieran flotando e invencibles. Estos efectos empiezan rápidamente y pueden durar algunas horas, aunque varían mucho dependiendo de la dosis y de la vía en que la heroína es administrada. Es altamente adictiva, es decir, produce un alto número de adictos entre sus consumidores.



El adicto a la heroína necesita cada vez mayor cantidad de droga para alcanzar el efecto de recreación deseado. En ese proceso fácilmente sucede una sobredosis que lo lleva al paro respiratorio. Si se encuentra solo, sin una persona que lo auxilie, a los pocos minutos seguirán el paro cardíaco y la muerte.


El efecto de la cocaína inhalada causa euforia, locuacidad, aumento de la sociabilidad, hiperactividad y deseo sexual intenso. Luego de este estado de excitación aparecen periodos de depresión bien marcados, por ello las personas con efecto de la cocaína inhalada tienen drásticos cambios de carácter, pasando, en cuestión de minutos de la euforia a la apatía o al mal humor.


La cocaína en cualquiera de sus formas y administrada por vía nasal o fumada produce aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial (trabajo del corazón) y espasmo de las arterias coronarias (disminución de la llegada de oxígeno al corazón). Entonces, un mayor trabajo cardíaco con menor aporte de oxígeno al miocardio provocarán un infarto agudo.

Si ocurrió depresión respiratoria severa o infarto agudo de miocardio, Amy se hallaba sola en su vivienda sin nadie que pueda brindarle una reanimación cardio-pulmonar básica y salvar su vida.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Así la heroína acabó con la vida de Amy Winehouse


CHANCE

Jueves, 11 de Agosto 2011 Editado por Europa Press
Según el 'Daily Mirror'
Amy Winehouse se gastó 1.370 euros en heroína y cocaína la noche antes de morir
 
Foto: GETTYFoto: GETTY
 
LONDRES, 11 Ago. (EUROPA PRESS)

Aunque el motivo de la muerte de Amy Winehouse sigue siendo todo un misterio, Tony Azzopardi -un conocido y presunto amigo de la artista- asegura que Amy recurrió a él horas antes de su fallecimiento para que le ayudara a conseguir grandes cantidades de droga.

"Quiero que la familia de Amy sepa la verdad de lo que ocurrió. Quiero ayudarles, pero estoy preocupado por mi seguridad", reconocía Azzopardi al diario Daily Mirror. Al parecer, el hombre fue el presunto intermediario entre la estrella y quien le proporcionó las sustancias: un camello conocido en la zona de norte de Londres que él mismo llama 'Mr. Big'.

Azzopardi y Amy se conocieron gracias al ex marido de la cantante, Blake Fielder-Civil, y asegura que el 22 de julio recibió una llamada en la que la artista le pedía ayuda para comprar drogas. Ambos se citaron en el pub 'The Eagle' a las 23:30, donde Tony y ella cogieron un taxi dirección a West Hampstead. Una vez allí llamó al camello para ponerse en contacto con él. Instantes después, la fallecida se hacía con más de 14 gramos de cocaína y otros tantos de heroína por un importe total de unos 1.370 euros.

Sin embargo, las declaraciones de este presunto intermediario parecen no cuadrar en el marco de la investigación policial. Además de no haberse encontrado ningún tipo de prueba que evidencie que la cantante estuvo consumiendo drogas antes de su muerte, varios testigos afirman que Winehouse a esa hora estaba en el bar Good Mixer y no en el pub 'The Eagle'.

Azzopardi aseguró en su declaración a la policía que la última vez que vio con vida a Winehouse fue en Archway, al norte de Londres, en donde ella le dejó instantes antes de ir hacia su domicilio en Camden.

A LA ESPERA DE LOS ANÁLISIS
El 23 de julio a las cuatro de la tarde, el corazón de la estrella se paraba por causas que todavía se desconocen. A la espera de los resultados de los análisis toxicológicos, la familia de la joven sigue manteniendo que Amy Winehouse llevaba tres años sin probar este tipo de sustancias, que estaba llevando su rehabilitación de una manera "fantástica".

El diario Daily Mail informa de que los más allegados a la diva del soul aseguran que la causa de su muerte podría deberse a que la joven tenía un delicadísimo estado de salud. Después de haber dejado sus adicciones al tabaco y a la bebida, podría haber sufrido un shock o un ataque producido por el síndrome de abstinencia.

De hecho, su padre asegura que Amy era muy feliz con su novio Reg Traviss, y que hacían planes para un futuro juntos.

Comentaremos esta lamentable noticia en un próximo post.

Villanos en anestesiología (10): el anestesista farsante

Nuestro villano de hoy, alucinando ser anestesiólogo de trasplantes
Un día, cuando buscábamos información acerca de anestesia para trasplantes, hallamos este extracto del libro Historia de la Medicina Peruana en el Siglo XX, donde se brinda información inexacta acerca del equipo de anestesiólogos partícipes de esa hazaña que fue el primer trasplante hepático en el Perú.

Haga clic para ampliar transcripción de extracto del libro en mención
El Dr. Julio Paredes (jefe de equipo) y los Drs. Flor Gomero, Soraya Oyanguren y Roberto Jáuregui marcaron un hito en la historia de la anestesiología peruana al manejar con maestría la anestesia en el trasplante y contribuyendo decisivamente al éxito de la intervención.

Pero no faltan los farsantes oportunistas que se apropian vilmente de la gloria ajena (al leer el texto, por descarte, nos daremos cuenta quién es el villano). En su momento denunciamos este vergonzoso hecho y, al instante, recibimos los arteros ataques del susodicho villano y sus lacayos. Alegaban (a la par que insultaban) que podía tratarse de un "error de interpretación", que el tipo fue mencionado porque "desempeñaba la jefatura de servicio de anestesiología" o que no sabían que existía esa "equivocación".

El libro "Historia de la Medicina Peruana en el Siglo XX" es muy conocido y utilizado en varias importantes facultades de medicina peruanas en la cátedra de salud pública, así que no era difícil para el "equivocadamente aludido" darse cuenta del error y hacer la rectificación respectiva. Es evidente que hubo intención de engañar. Y eso no es todo.

Nuestro villano de turno, sacando provecho de su pasantía en "logística de trasplantes" en el Jackson Memorial Hospital
Además, el "villano trasplantólogo", no teniendo el perfil de anestesiólogo para trasplantes (miedoso, nervioso, renuente a administrar anestesia pediátrica), haciendo valer sus influencias, logró una pasantía de anestesia para trasplantes en el Jackson Memorial Hospital de Miami, postergando a algún anestesiólogo competente que sí hubiera aprovechado esa capacitación. Como era de esperarse, el villano nunca participó en un trasplante (se muere de pánico) y viajó a los Estados Unidos, por las puras alverjas, a pasear pagado con el dinero de todos los asegurados aportantes.

Cuando denunciamos este segundo hecho alegaron que la pasantía en Miami era para capacitarse en "apoyo logístico" de trasplantes. Entonces revisamos la página web del Jackson Memorial y comprobamos que ninguna de las pasantías en trasplantes tenía que ver con "logística".

¡Qué vergüenza! Por eso nuestra especialidad aún no despega en el país. Por culpa de este tipo de esperpentos.

Villanos en anestesiología (9): la sociedad de anestesiología que no habla


Sucedió hace varios años. Durante toda la semana se presentaba el avance de un reportaje de un programa periodístico, en la TV, que contaba lo acontecido con una joven puérpera quien falleció víctima de una hemorragia severa post-parto en un hospital de maternidad de esta capital. Este lamentable caso desató un verdadero escándalo y generó gran expectativa por conocer sus detalles y saber si existió o no negligencia médica.

La paciente tuvo una abundante hemorragia post-parto que la llevó al shock hipovolémico. Obstetrices y médicos de guardia se percataron demasiado tarde del problema y fue llevada a sala de operaciones, para cohibir el sangrado quirúrgicamente, cuando ya su estado era extremadamente crítico.


La joven madre falleció y el público pedía las cabezas de todos los trabajadores de guardia implicados en el asunto.

Llegó el día domingo y el reportaje fue emitido. La periodista que lo presentó opinó al respecto: "La paciente sangró abundantemente posteriormente al parto y la obstetriz y el médico residente de guardia se dieron cuenta demasiado tarde del problema. Cuando avisaron al jefe de guardia ya el estado de la joven madre era de pronóstico reservado. Y fue trasladada a sala de operaciones, donde el anestesista, a pesar de su gravísima condición, cometió la imprudencia de aplicarle anestesia general".


¿Cómo? ¿Cuál imprudencia? ¡Por favor! Si un paciente se encuentra en estado crítico por hemorragia severa y va a ser intervenido quirúrgicamente está indicada anestesia general. No a dosis plenas de anestésicos ni con métodos simples de monitoreo. Sí con colocación de tubo traqueal y catéter venoso central y posterior traslado a la unidad de cuidados intensivos. La elección de anestesia general como técnica estuvo acertada. La reportera se equivocó completamente -debió documentarse antes de hablar semejante disparate- e informó falsedades a los televidentes.


Y la Sociedad de Anestesiología no hizo nada al respecto. Ningún representante suyo apareció en televisión para poner las cosas en claro y a defender al colega implicado. El público se quedó con la errónea mala impresión de que, una vez más, los anestesiólogos somos los malos de la película.

Todos los días aparece en televisión un médico cirujano plástico, cardiólogo, pediatra, gastroenterólogo, etc. mostrando al público las bondades de su trabajo y la relevancia de su especialidad. ¿Cuándo aparecerán en TV los anestesiólogos y la gente, por fin, conocerá, a cabalidad, lo que hacemos? La Sociedad de Anestesiología tiene la palabra.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...