martes, 22 de noviembre de 2011

Cirugía programada o electiva: ¿qué sucede si se posterga innecesariamente? (parte 2)



Sigamos aclarando otros términos. ¿A qué se llama "preoperatorio" del paciente?

"Preoperatorio" es el conjunto de evaluaciones clínicas por especialistas, análisis de laboratorio, exámenes de imagenología (rayos X, tomografía, resonancia magnética, ecografía) y medidas terapéuticas (ayuno, inicio o suspensión de medicamentos, depósito de sangre) indispensables para una óptima llegada del paciente a sala de operaciones, así como para una reducción del riesgo pre, intra y postoperatorio al mínimo aceptable. La ausencia o resultado alterado de uno o más de los factores citados podría justificar que la cirugía sea pospuesta (postergación "necesaria").

Un ejemplo: paciente programado para gastrectomía (extirpación del estómago) por cáncer gástrico. Su hemoglobina está en "8" (anemia -lo normal es por encima de "11"-) y no ha conseguido depósito de sangre para una probable transfusión. La cirugía debe postergarse necesariamente porque en la gastrectomía hay un sangrado importante que agravaría la anemia si no se reemplaza esa sangre que se va a perder. Se debe reprogramar la operación cuando se consiga el depósito de sangre.


Los médicos debemos tener mucho criterio a la hora de solicitar exámenes del preoperatorio. Un análisis de glucosa es necesario para un paciente diabético (o adulto mayor con posibilidades de serlo), pero no para un joven de 18 años que al examen clínico muestra estar sano. Solicitar análisis, imágenes, interconsultas no indispensables es perjudicar al enfermo alargando su espera pre-operatoria y encareciendo su estancia en la clínica u hospital.

Existen algunos anestesistas que postergan innecesariamente operaciones. El pretexto es que falta tal o cual análisis, al enfermo no lo vio tal o cual especialista o que falta la tomografía o la ecografía. La verdad es que no quieren trabajar, por pereza, o se mueren de miedo de anestesiar al paciente, por incapacidad.

Una cirugía programada tiene a paciente y familiares muy preocupados y con gran expectativa: el temor a la operación y a la anestesia, el mortificante ayuno, la suspensión de alguna medicación (antidiabéticos, anticoagulantes), el dejar de trabajar y perder dinero, tener a los hijos solos en casa. No la posterguemos innecesariamente.

No seamos criminales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...