viernes, 15 de julio de 2011

Villanos en anestesiología (7): el cirujano aspaventero



Es bueno comenzar el post con una aclaración: en la universidad (pre y postgrado) he sido alumno de muy buenos cirujanos. En todos los hospitales y clínicas en que laboré he tenido el honor de alternar con muchos de los mejores cirujanos de mi país hacia los cuales siento los mayores respeto y admiración. Ni hablar de mi actual centro de trabajo, sede de una de las mejores escuelas de cirugía cardiovascular de Sudamérica quirófanos donde operan los mejores.

En resumen: no tengo nada contra mis colegas cirujanos. En esa especialidad tengo excelentes amigos y compañeros de gloriosas jornadas de trabajo en sala de operaciones, luchando (con éxito en una vasta mayoría de casos) contra la muerte. (*)

Pero no falta algún desubicado cirujano que dedica toda su estancia en el quirófano no a intervenir serena y sabiamente a su paciente, sino a hacer aspavientos, hablar sandeces y maltratar al personal (enfermeras, residentes, anestesiólogos), de puro gusto o cuando las cosas no le salen bien -por sus incapacidades- y tiene que echar la culpa a otros de la manera más artera y cobarde.


Prestigiosa neurocirujano Nepucena Mavila, poniendo en su sitio al jefe de anestesiología de su hospital

Los casi veinte años que tengo en la especialidad me han enseñado que el cirujano que pierde la cordura o los papeles es el cirujano limitado, inseguro, incapaz. Todos los médicos que trabajamos en sala de operaciones, sala de shock-trauma y unidad de cuidados intensivos sabemos que no siempre sale bien lo planeado en cuanto al manejo del paciente crítico. Pero para eso tenemos un plan de contingencia (el plan "B" y hasta el "C"). Eso nos da la tranquilidad y confianza para trabajar en situaciones de apremio. El especialista limitado y mediocre, que no tiene alternativas de solución, es el que se pone nervioso. Y esos nervios lo traicionan y bloquean y se dedica a gritar, echar la culpa a los demás de sus errores y descuidar una adecuada atención quirúrgica a su paciente. ¡Tengan cuidado con él!

El Dr. Vitín E. Nanno en acción

Cuentan del Dr. Vitín E. Nanno, conocido cirujano cardíaco muy aspaventero y gritón, que se pasa la intervención criticando de mala manera la "incapacidad" de los otros habitantes de la sala de operaciones. Pero un pequeño detalle: ¡es incapaz de operar un by-pass coronario! No es fantasía, es la cruda realidad. ¡Se pasa el tiempo quejándose de las "limitaciones" de los demás cuando él tiene la más inmensa limitación!

Censurable la actitud del cirujano aspaventero, pero mucho más censurable aún la actitud de enfermeras y anestesiólogos que no saben hacerse respetar. Los médicos residentes sí que están en un problema: su status de especialistas en formación (alumnos) no les permite responder a algún ataque de la manera que quisieran. ¡Pero para eso hay un anestesiólogo en sala! ¡Para defenderlos pues!

[*] A propósito, un afectuoso saludo a mi "pata" Alfredito, extraordinario cirujano cardiovascular y persona, fan de este blog.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...