sábado, 23 de abril de 2011

La muerte de Maurice Gibb de los Bee Gees. Discusión.


Viene del post anterior... La muerte de Maurice Gibb, de los Bee Gees

Hacía tiempo que queríamos discutir las causas de la muerte del gran Maurice Gibb. El más bajito, el que menos cantaba, el menos atractivo de los tres hermanos Gibb. Una especie de Ringo Starr de los Bee Gees. Pero era muy talentoso. Además de tocar varios instrumentos, su voz armonizaba perfectamente con las voces solistas de sus hermanos. Por favor mucha atención al momento en que, durante el segmento "Islands in the Stream" de este medley, Maurice armoniza en una octava más alta la voz de Barry. Simplemente sensacional.


Volviendo a la ciencia médica, queríamos discutir el caso de la muerte de Maurice pero no encontrábamos un buen reporte periodístico en el cual basarnos. Hasta que hallamos la nota publicada en el post anterior. Increíblemente, la página web que nos prestó el reporte se llama "enfermo-de-los-doctores.com".

Vólvulo intestinal
Maurice Gibb ingresó al hospital con un diagnóstico de vólvulo intestinal. El intestino se tuerce sobre sí mismo interrumpiéndose de esta manera su tránsito (obstrucción intestinal) y el aporte de sangre a sus paredes (isquemia intestinal). El abdomen se hincha considerablemente y aparece un dolor muy intenso.

Con el paso de las horas, aparecen gangrena intestinal -por falta de irrigación sanguínea a sus asas torcidas-, rotura intestinal, peritonitis, sepsis y shock séptico.

Segmento intestinal resecado tras vólvulo. Note su intenso color oscuro, signo de gangrena
Adicionalmente, las asas asas intestinales gangrenadas son almacén de sustancias muy tóxicas, depresoras del corazón y potentes vasodilatadores que, al ser vertidas en el torrente sanguíneo pueden causar hipotensión arterial severa y paro cardíaco.

¿Qué sucedió entonces con Maurice?

Gibb ingresó al hospital en la víspera de su fallecimiento. Probablemente la ingesta de potentes analgésicos enmascaró la gravedad de su enfermedad, al calmar el dolor. La conducta de los médicos fue expectante, es decir, ponerlo en observación. Asumimos que súbitamente se agravó el cuadro, y el vaciado a la sangre de sustancias depresoras del sistema cardiovascular, producidas por la gangrena, le causó un paro circulatorio. Fue reanimado y programado para cirugía. No obstante su delicado estado, estaba indicada la anestesia general con monitoreo invasivo y uso de drogas vasopresoras, que eleven la presión arterial.

Lo importante es  notar que, al aumentar el calibre del vaso (vasodilatación) la sangre va a circular a menor presión (hipotensión)
Aparentemente la decisión fue tomada demasiado tarde, cuando el shock séptico era ya irreversible y no respondía a ninguna droga. El estrés de la cirugía y de la anestesia también contribuyeron.


Pero quedan muchas preguntas por contestar. Esperamos que cuando acabe el juicio se nos informe.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...