lunes, 8 de febrero de 2016

En el Perú, los honorarios de un anestesiólogo por paciente son menores que los de un veterinario por mascota

En el Perú más gana un veterinario por esterilizar a una gata que un anestesiólogo por anestesiar a un niño de alto riesgo para una cirugía compleja

I

Después de algunos años de laborar en cirugía de guerra para Médicos Sin Fronteras y el Comité Internacional de la Cruz Roja -los ataques del Estado Islámico han hecho detener las misiones de ayuda humanitaria a países del Medio Oriente- vuelvo al Perú a incorporarme al servicio de anestesiología de una de las mejores clínicas privadas de Lima.

Secuela de mielomeningocele que impide la deambulación en este niño

En esta clínica, con bonito ambiente de trabajo y adecuado equipamiento médico, se operan predominantemente niños con diversos tipos de discapacidad física. Como la mayoría de establecimientos de salud privados de la capital, los honorarios médicos se pagan según el tarifario SEGUS 3.0.

Mi primer paciente fue un niño de cuatro años con diagnóstico de secuela de mielomeningocele e hidrocefalia más displasia congénita de cadera. Se iba a someter a una larga y compleja cirugía correctiva de cadera con el fin de que pueda comenzar a caminar.

Sin duda que se trataba de un paciente de alto riesgo pero, felizmente la anestesia y la cirugía cursaron sin complicaciones y, después de cuatro horas de arduo trabajo, el niño llegó a sala de recuperación en buenas condiciones.

Hace pocos días me llegó la facturación de la clínica y pude ver que mis honorarios por administrar anestesia a un niño de alto riesgo en cirugía compleja fueron... ¡360.00 soles! (aproximadamente 104 dólares americanos).

II

Mi gatita en su complicado postoperatorio

Los periodos de celo de mi gatita eran cada vez más alborotadores. Durante las noches, sus fuertes maullidos y el ruido de sus garras raspando cuanto objeto de madera se le cruzara en el camino no me dejaban dormir. Así que decidí llevarla a la veterinaria para que la operen (esterilización). La cirugía más cuidados del postoperatorio complicado que se presentó (necesitó hidratación intravenosa, como se ve en la fotografía anterior) me costaron... ¡500.00 soles! (aproximadamente 145 dólares americanos).

III


Es increíble cómo en el Perú se paga más por una cirugía de mascota en la veterinaria que por una anestesia compleja en un paciente de alto riesgo en una clínica privada. Desde hace muchos años nuestra Sociedad de Anestesiología promete lograr mejores honorarios para sus especialistas (modificando el tarifario SEGUS 3.0), pero hasta el momento sencillamente no pasa nada.

La verdad salta a la vista: nuestra "sociedad" no es más que un club de amigos que no trasciende en absoluto entre las verdaderas sociedades científicas de mi país.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Murió tras operación a la nariz y familia denuncia negligencia. El anestesiólogo explica qué pudo haber sucedido. Parte final


Viene del post anterior: Murió tras operación a la nariz y familia denuncia negligencia. Reporte periodístico del caso

Han pasado ya varios días desde el lamentable fallecimiento de Johan Fernando. Los anestesiólogos involucrados en este caso no han dado la cara a los medios de comunicación para explicar qué sucedió.

Una buena idea habría sido que algún prominente miembro de la Sociedad Peruana de Anestesiología (en virtud a la facilidad de lanzar comunicados de prensa) ilustre al público acerca de cómo se trabaja en anestesiólogía para prevenir complicaciones fatales en la practica diaria.

Nada que ver.

Sin las respectivas aclaraciones. un importante número de personas seguirá equivocadamente pensando que los anestesiólogos administramos, a tontas y a locas, excesivas dosis de anestesia dejando la supervivencia de nuestros pacientes en manos del azar.

Figura 1. Taquicardia ventricular, vista en la pantalla de un monitor en sala de operaciones. El corazón late a 170 por minuto pero los latidos no resultan en bombeo de sangre al organismo. se puede decir que es una forma de parada cardíaca.

Vamos a intentar, por consiguiente, construir una hipótesis acerca de los factores que llevaron al oven paciente a la muerte. Nos apoyaremos en nuestra experiencia de más de veinte años en la especialidad y en las declaraciones vertidas a la prensa por familiares y representantes de la Clínica San Gabriel.

1.- "Hubo una demora de dos horas para iniciar la cirugía".

Aquí, la representante de la clínica aclaró que la cirugía demoró en empezar para dar paso a una intervención de urgencia.

2.- "Se cometió el error de administrar anestesia 'total' (general) para la rinoplastía".

Las anestesias local (con o sin sedación) o general están perfectamente indicadas para una rinoplastía. Hay que subrayar que, de estar indicada la anestesia general, ésta deberá administrarse con intubación de la tráquea, de esta manera manteniendo una vía aérea permeable (libre de obstrucción).

3.- "El cirujano nos manifestó que la operación fue exitosa y que el paciente sería trasladado a sala de recuperación".

Creemos que la complicación se presentó en este momento clave, aunque no estamos seguros de la causa.

Asumimos que el cirujano una vez pasado el último punto de sutura en la zona operatoria, y con las cosas bajo control, sale del quirófano para informar a los familiares del éxito de la operación, dejando al anestesiólogo en su tarea de "despertar" al paciente, retirar el tubo traqueal y restablecer una óptima ventilación espontánea.

El "despertar" de la anestesia en una cirugía de nariz requiere el máximo de los cuidados, pues cualquier mala maniobra puede resultar en un brusco y severo cierre de la vía aérea por espasmo o edema, seguido de paro respiratorio y paro cardíaco. Si los anestesiólogos cometieron algún error en esta fase, simplemente no podemos saberlo.

Figura 2. Causas de taquicardia ventricular

4.- "La clínica en un comunicado aseveró que el paciente murió por una taquicardia y que no pudieron reanimarlo".

Con seguridad se refiere a taquicardia ventricular [TV] (figura 1), una arritmia muy peligrosa y, a menudo fatal, cuyo paso inmediato es el arresto cardíaco.

La TV se puede originar por diversidad de causas, desde enfermedad cardíaca isquémica (ateromatosis de las arterias coronarias), pasando por hipoxia debida a obstrucción aguda y severa de la vía aérea hasta una ocurrencia súbita, sin causa aparente en corazones estructuralmente normales (figura 2).

Figura 3. Trazado de electrocardiograma que muestra una alteración conocida como intervalo QT prolongado (tira inferior). Pacientes con esta alteración presentan síndrome QT largo y gran proclividad a presentar arritmias malignas de manera espontánea.

Además, la prolongación del intervalo QT (figura 3) en el electrocardiograma (examen muy frecuentemente realizado previamente a cualquier cirugía) está asociada con un alto riesgo a desarrollar arritmias ventriculares como taquicardia.

Ahora, ¿qué factor desencadenó la taquicardia ventricular fatal?

¿Una enfermedad cardíaca preexistente, como síndrome de QT largo?

¿Una hipoxia severa por obstrucción de la vía aérea producto de mala maniobra al momento de extubar la tráquea?

¿O la TV ocurrió de forma espontánea e inesperada como puede ocurrir en corazones estructuralmente normales?

No podremos saber la respuesta, ni siquiera acercarnos a la verdad, hasta que se obtenga el testimonio de los profesionales protagonistas del caso y las investigaciones lleguen a su culminación.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Murió tras operación a la nariz y familia denuncia negligencia. El anestesiólogo explica qué pudo haber sucedido. Parte I

Lamentable la muerte del joven paciente. Lamentable también que los médicos especialistas en anestesiología no salgan a explicar al público qué sucedió, no obstante que los familiares del occiso afirman que la muerte ocurrió debido a una "doble dosis de anestesia local-general". Por este motivo vamos a especular acerca de qué pudo haber causado el fatal desenlace.

Leamos primero el reporte periodístico. Continuamos en el próximo post. ¿Qué sucedió? Una hipòtesis


video

MARTES 25 DE AGOSTO DEL 2015 | 13:47
Murió tras operación a la nariz y familia denuncia negligencia
Familia de la Johan Fernando Herrera Palacios (25) denunciará a la clínica San Gabriel de San Miguel

Johan Fernando Herrera Palacios, de 25 años, falleció esta madrugada tras realizarse una rinoplastia (operación a la nariz) en una conocida clínica de San Miguel. Más de 12 horas después, la familia sigue sin conocer las causas claras del deceso.

Según informaron los deudos, el joven ingresó poco antes de las siete de la noche al quirófano y a las once les aseguraron que la operación había sido exitosa y que sería trasladado a la sala de recuperaciones. Sin embargo, al promediar la una de la madrugada le informaron de su muerte.

“Mi hijo no estaba en la sala de recuperaciones, ni en la Unidad de Cuidados Intensivos, sino en el quirófano, él no salió nunca de ahí. El médico nos ha mentido”, dijo el padre a ATV+.

Asimismo, aseguraron que antes de la intervención quirúrgica una de las doctoras le cobró 1.500 nuevos soles adicionales. “Le dijeron a Johan que la operación no le iba a quedar bien y que le entregue el dinero a ella, no a la clínica”, agregó.

Por ello, la familia ha anunciado que denunciará por presuntanegligencia médica a la Clínica San Gabriel.

viernes, 13 de marzo de 2015

El más grave problema de la anestesiología peruana: el anestesiólogo nunca da la cara, jamás da explicaciones en casos mediáticos de negligencia médica. Segunda parte


Viene del post anterior: El anestesiólogo nunca da la cara. Parte 1

Según la Asociación Síndrome Williams España, el Síndrome de Williams es un trastorno del desarrollo que ocurre en 1 de cada 7.500 recién nacidos. Está caracterizado por la tetrada de:

Síndrome de Williams
Paciente con Síndrome de Williams (www.culturamix.com). Es evidente probable intubación difícil

1. Rasgos faciales típicos
2. Discapacidad intelectual leve o moderada
3. Hipercalcemia (niveles de calcio en sangre elevados) en la infancia
4. Estenosis aórtica supravalvular, (un estrechamiento de la arteria principal inmediatamente al salir del corazón)


[La estenosis de la válvula aórtica puede requerir tratamiento quirúrgico]

Una vez leído el reporte periodístico del caso del niño cardiópata, llama poderosamente la atención que el ANESTESIÓLOGO INVOLUCRADO NO DIGA SU VERSIÓN DE LOS HECHOS, no obstante que diferentes personas (familiares, directivos de EsSALUD e, incluso, el decano del Colegio Médico) atribuyen a "fallas en la anestesia" como causa de muerte.

Un niño portador de Síndrome de Williams que va a ser sometido a una procedimiento dental bajo anestesia general puede ser considerado como "de alto riesgo" (probables intubación difícil y descompensación de la cardiopatía). Por eso vamos a dar al anestesiólogo el beneficio de la duda: su actuación fue correcta, pero el desenlace fatal se debió a problemas inherentes a la grave enfermedad del niño.

Sin embargo, acusaciones como "el deceso se produjo a consecuencia de un paro cardíaco cuando le suministraron anestesia sin tener presente su mal cardíaco", "la criatura entra a la intervención de sus dientes y a la media hora le da un paro porque le habían puesto anestesia”, "los doctores tenían conocimiento que mi hijo no iba a aguantar la anestesia" y "el menor habría reaccionado mal ante la aplicación de la anestesia" TIENEN QUE SER REFUTADAS O DESMENTIDAS por el anestesiólogo responsable.

Si el anestesiólogo no da su versión de los hechos, situación que ocurre muy frecuentemente en nuestro país, el público en general va a seguir teniendo una terrible imagen de la anestesiología: un grupo de especialistas incompetentes que administra anestesia en dosis excesivas a pacientes que previsiblemente no van a tolerarla o van a reaccionar mal ante ella.

Imagen tomada con permiso de la página web de la Sociedad Peruana de Anestesiología. En ella se invita a los anestesiólogos peruanos a formar parte de sus asociados

Fiel a su costumbre, la Sociedad Peruana de Anestesiología nunca se preocupa en aclarar, explicar o desmentir versiones inexactas acerca del ejercicio de la especialidad en casos mediáticos.

Me felicito de no pertenecer ni haber pertenecido a esta fútil institución.

jueves, 12 de marzo de 2015

El más grave problema de la anestesiología peruana: el anestesiólogo nunca da la cara, jamás da explicaciones en casos mediáticos de negligencia médica. Primera parte


El reporte periodístico que ilustra este post tiene ya más de tres años de antigüedad. Sin embargo, la noticia que contiene se repite con frecuencia en publicaciones diarias de periódicos, radioemisoras y televisoras peruanos: se presenta a supuesta mala administración de anestesia como causa de muerte.

Vamos a fijarnos en los párrafos subrayadados a propósito del texto del reporte: familiares, la empresa prestadora de salud (EsSALUD) e, incluso, el decano del Colegio Médico del Perú (una persona para nada involucrada en los hechos motivo de este post) atribuyen a la anestesia el paro cardíaco que fue causa de la muerte del niño paciente.

¿Y qué hay del principal especialista involucrado en este hecho? ¿Dónde está el ANESTESIÓLOGO  que no dice su verdad, que no da las aclaraciones del caso? ¿Y si no fue la anestesia la causa de muerte, sino una complicación propia de la severa enfermedad cardíaca del niño?

Si el anestesiólogo no habla, como ocurre a menudo en el Perú, el público va a seguir teniendo una equivocada terrible imagen de nuestra especialidad.

Revisemos el reporte. Lo analizaremos en el próximo post.

Niño muere por negligencia médica en Hospital Rebagliati
Domingo, 21 de Agosto de 2011 10:19



Un niño de ocho años de edad con dolencias cardiovasculares murió en el hospital Edgardo Rebagliati,por una negligencia médica. Ingresó caminando a la sala de cirugía para extraerse un diente cariado y dejó de existir por un fatal error.

Los familiares denuncian que el deceso se produjo a consecuencia de un paro cardíaco cuando le suministraron anestesia sin tener presente su mal cardíaco en el citado hospital de EsSalud.

Se trata del menor de iniciales M. B. C., el mismo que ingresó a una sala de operación, por sus antecedentes médicos, para someterse a una extracción dental por la sugerencia de un doctor, informó Mario Bereche Valladolid, su padre.

El niño necesitaba la exodoncia por caries dental para que fuera intervenido posteriormente en el Instituto Nacional Cardiovascular (Incor) por un mal que padecía, llamado Síndrome de Williams, que es una enfermedad congénita del corazón.

Cabe indicar que la familia esperaba el traslado del pequeño al Incor, pero no pudo ser derivado por problemas administrativos.

“Mi hijo ha venido caminando. Mi hijo tiene síntoma de Williams, es especial. Ha venido caminando como cualquier criatura. Entra a la intervención de sus dientes y a la media hora le da un paro porque le habían puesto anestesia”, dijo el atribulado padre a RPP Noticias.

Los doctores tenían conocimiento que mi hijo no iba a aguantar la anestesia ¿Quiénes le autorizaron hacer eso? Está muerto mi hijo”, puntualizó en medio de lágrimas.

En efecto, EsSalud reconoció que el niño sufrió un paro cardiorrespiratorio al ser anestesiado, pero inmediatamente fue reanimado y trasladado a la Unidad de Cuidados Críticos.

“El síndrome post paro provocó una disfunción orgánica múltiple de la que el menor no se pudo recuperar y su deceso ocurrió el ayer a las 5:05 PM”, indicó la institución en un comunicado.

Enterado del caso, el decano del Colegio Médico del Perú, Ciro Maguiña, señaló que las autoridades tienen que investigar las circunstancias del deceso. Asimismo, anotó que el menor habría reaccionado mal ante la aplicación de la anestesia.

Continúa en el próximo post: El anestesiólogo nunca da la cara. Segunda parte

martes, 10 de marzo de 2015

Lo que el anestesiólogo puede hacer por pacientes con enfermedad terminal que solicitan eutanasia: a propósito del caso de Valentina Maureira



Viene del post anterior: El caso de Valentina Maureira, la niña enferma terminar que pide eutanasia

La RAE define eutanasia de la siguientes maneras:

1. Acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él.

2. Muerte sin sufrimiento físico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la eutanasia como aquella "acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente".

Está de más entrar en discusión acerca de la legalidad de la eutanasia. En el Perú simplemente es ilegal y es considerada homicidio, no obstante el conocimiento del paciente sobre su enfermedad dolorosa y terminal y su demanda libre y voluntaria  de morir.

El mundo está cambiando a pasos acelerados (muchos cambios para bien) y no va a sorprender que en pocos años un número significativo de países legalicen la eutanasia. En ese momento entrará el anestesiólogo a dar la talla.

Para una muerte sin sufrimiento se utilizaría de manera balanceada una combinación de drogas anestésicas administradas vía intravenosa. Volviendo a la definición de la RAE, la inyección de anestésicos sería la acción a tomar.


Gracias a la administración de dosis precisas de hipnóticos, un anestesiólogo competente en primer lugar provocará en el enfermo terminal, que desea y autoriza una eutanasia, un sueño profundo (con una inducción agradable).

En seguida, a través de la administración de un "relajante" muscular (droga que paraliza los músculos voluntarios, incluyendo a los respiratorios) se provocará paro respiratorio seguido de cardíaco y muerte sin sufrimiento durante sueño profundo.

La experiencia y habilidad del anestesiólogo garantiza la inyección letal de anestésicos a través de una buena vía intravenosa, evitando de esta manera accidentes durante el procedimiento que hagan fracasar la eutanasia.

Por razones obvias, no mencionamos nombres ni detallamos dosis de drogas para dar al enfermo terminal la muerte piadosa sin dolor que reclama. No olvidemos que en el Perú, en este momento, la eutanasia es simple y llanamente homicidio calificado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...