sábado, 22 de abril de 2017

Explicación de negligencia médica en anestesia Nº 8: murió la nena operada de amígdalas


Viene del post anterior...http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/caso-de-negligencia-medica-en-anestesia_22.html

Es muy delicada la práctica de la anestesia pediátrica. Y lo es mucho más en especialidades quirúrgicas como otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello. En ellas, la enfermedad, el tumor, la zona inflamada están en boca, faringe, laringe. Es decir, en la vía aérea, cuya interrupción, oclusión, taponamiento, significa asfixia, significa muerte.


¿Cómo se realiza una anestesia general para una extracción de amígdalas (amigdalectomía) en un niño?


Primero: Al niño ya anestesiado se le intuba la tráquea. Ello con el fin de suministrar oxígeno y gas anestésico por el tubo traqueal, y de proteger (sellar) la vía aérea, evitando que el sangrado de la cirugía penetre y anegue los pulmones.


Segundo: Se mantiene la anestesia, cuidando de que el tubo no se salga de la tráquea durante la operación, por la manipulación del cirujano en la zona operatoria.

Tercero: Se extrae el tubo traqueal (extubación) una vez que el niño esté despierto. De esta manera, nos aseguramos de que los músculos respiratorios del tórax ya se han recuperado de la anestesia, y pueden cumplir a cabalidad su trabajo. También estamos seguros de que los tejidos blandos de boca, faringe y laringe estén "tensos" por el despertar.

Tejidos blandos (lengua) fláccidos obstruyen vía aérea

Si estuvieran laxos, fláccidos por la anestesia, además de hinchados por la manipulación quirúrgica, pueden obstruir la vía aérea (se "desparraman", son como una "gelatina"), causando asfixia, paro cardíaco y muerte.

¿Qué sucedió con la niña?

Dos grandes posibilidades

a) El tubo traqueal se salió durante la operación. La niña profundamente anestesiada no respiraba y sus pulmones se llenaron de sangre. Asfixia y paro cardíaco. Se pudo haber intubado nuevamente a los minutos y haber sido restablecida la circulación sanguínea, también. Pero bastó ese breve lapso de no llegada de oxígeno al cerebro y se produjese muerte cerebral y, posteriormente, el fallecimiento.


Los alvéolos pulmonares (unidad respiratoria) se llenan de sangre o contenido gástrico

b) A la niña se le extrajo el tubo traqueal aún anestesiada. Ocurrió, pues, obstrucción aguda (súbita y catastrófica) de vía aérea. Asfixia, paro respiratorio, paro cardíaco.

Tejidos blandos de la faringe, fláccidos por anestesia residual, se desparraman y ocluyen vía aérea
Pudo haber sido reanimada luego, quizá se logró reintubar la tráquea en unos minutos. Tal vez se realizó traqueostomia, ante la imposibilidad de volver a intubar.


Niño con tubo de traqueostomía
Pero el organismo de los niños no soporta mucho tiempo sin oxígeno. Ocurren irremediablemente muerte cerebral y posterior fallecimiento.

La práctica de la anestesia pediátrica no es para improvisados, estimado lector. Si su hijo va a operarse averigüe que el anestesiólogo que va a atenderlo esté capacitado. Exija sus credenciales. Mucho mejor si trabaja en un hospital pediátrico (gran experiencia en cantidad de pacientes) o en un instituto cardiovascular de verdad (gran experiencia en calidad de pacientes).

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 8: murió la nena operada de amígdalas


La cirugía de amigdalectomía (extracción de las amígdalas) puede parecer una operación sencilla, pero no se puede decir lo mismo para el acto anestésico.

La anestesia general para amigdalectomía es muy compleja, especialmente en niños. Si no es adecuadamente ejecutada pueden ocurrir severas y fatales complicaciones como lo demuestra en caso que presentamos a continuación y que discutiremos en el próximo post.


25/06/2008
Murió la nena operada de amígdalas

Presunta mala praxis. Falleció este miércoles por la mañana en un centro asistencial de Córdoba. Brenda Tapia, de solo 6 años, es oriunda de Chilecito y había sido operada en el hospital "Vera Barros". La familia denuncia mala praxis médica. Y la abogada Soledad Varas apunta sobre el anestesista, quien habría sido un residente, pero advierte que la responsabilidad le cabría al conjunto del equipo médico, a cargo del otorrinolaringólogo Pedro Carrara.

Brenda Tapia, una niña de 6 años que había sido operada de amígdalas en el hospital "Enrique Vera Barros" y sufrió una seria afección neurológica, falleció este miércoles en un centro asistencial de Córdoba al que había sido derivada por su desesperada familia.

La nena -oriunda de Chilecito- había ingresado el mes pasado al hospital público de esta Capital para ser operada de sus amígdalas.Tras la operación, la criatura sufrió una afección neurológica que había derivado en una parálisis total y obligó a su traslado a un centro especializado de Córdoba, donde en la madrugada de este miércoles dejó de existir. En principio, según la denuncia hecha por sus familiares, la niña habría sido víctima de un caso de mala praxis médica en el hospital "Vera Barros".

Según su padre, hasta el 22 de mayo la niña estaba muy bien, salvo que debía intervenirse quirúrgicamente de las amígdalas.
Tras de ser operada en el nosocomio, luego de un mes su quedó en terapia intensiva, "esperando a ser trasladada a un centro de rehabilitación neurológico por una presunta negligencia médica”, explicó.

A raíz de esta ingrata situación, Tapia solicitó una explicación al Ministerio de Salud y el hospital. Y ahora exigen justicia debido a la presunta negligencia de los facultativos que operaron a la criatura.
La abogada Soledad Varas, patrocinante de la familia de la criatura, aseguró en distintas declaraciones radiales su convencimiento de que "se ha tratado de un caso de mala praxis médica".

"Tenemos testimonios de que el anestesista no se ha movido de la cama de la nena mientras estuvo en terapia durante tres días, por la preocupación que tenía", dijo Varas, al considerar que, según las primeras especulaciones, la mala praxis fue cometida por el anestesista quien, según deslizó la abogada, sería un residente.

Aunque la ficha médica -foja anestésica- que tiene en su poder la abogada Varas "está firmada por un doctor Boiero y por una doctora Bustos- dijo la letrada.

Varas denunció también que Brenda ingresó al hospital de Niños de Córdoba, porque el Centro Médico Cubano de Rehabilitación Neurológica -donde había sido derivada desde el "Vera Barros"- no quiso recibirla por la gravedad del estado de salud en que llegó.

"El Centro Cubano solo recibe a pacientes estabilizados y ese no era el caso de la niña. Sin embargo, los responsables de la ambulancia que la habían trasladado se fueron y la dejaron allí", sostuvo Varas.

Varas dijo que el médico otorrrinolaringólogo que operó a la niña es el doctor Pedro Carrara, quien según la abogada dijo que "su trabajo había sido perfecto. Hablen con el anestesista"."Ellos (los médicos) aplican la teoría de la división de funciones. Los médicos justifican que su trabajo fue bien hecho y culpan al anestesista. Pero en realidad, el jefe del equipo médico debe hacerse responsable de la cirugía que, en este caso, fue el doctor (Pedro) Carrara", argumentó Varas.


Para la abogada, cada uno de los integrantes del equipo médico deberá afrontar la responsabilidad médica y jurídica y, eventualmente, el Estado, a través del hospital.

Varas aseguró que Brenda gozaba de perfecto estado de salud e ingresó al quirófano del hospital "Vera Barros" caminando. Incluso habría fotografías -tomadas por el padre- del momento en que la nena ingresa al centro asistencial.
Esos elementos serán aportados por la familia de la criatura en el juicio penal y civil que se viene. La primera acción estará a cargo de la justicia de Córdoba, porque la niña falleció en esa provincia.

Continúa...http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/explicacion-de-negligencia-medica-en_22.html

viernes, 21 de abril de 2017

Explicación de caso negligencia médica en anestesia Nº 7: murió una joven de 23 años porque no fue operada a tiempo




Viene del post anterior... http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/caso-de-negligencia-medica-en-anestesia_21.html

La paciente Verónica Encinas llegó a sala de emergencias con dos inmensos problemas:

1.- Hemorragia del embarazo: Probablemente la placenta se desprendió prematura y anormalmente debido, tal vez, a un traumatismo. Con la placenta desprendida el feto se quedó sin oxígeno, sin nutrientes y tuvo que morir, irremediablemente. El desprendimiento de placenta produce gran sangrado, poniendo en sumo peligro la vida de Verónica, pues la lleva al "shock hipovolémico" (hipo=poco, volemia=volumen de sangre circulante).


2.- Feto muerto dentro del útero: La presencia de un feto muerto dentro del útero es muy peligrosa para la vida de la gestante, pues en unas horas, si no sale, bien por vía vaginal (parto), o por vía abdominal (cesárea), va a desencadenar una gravísima alteración del sistema de coagulación de la sangre, que es la síndrome de la coagulación intravascular diseminada (C.I.D.).

El feto muerto, al empezar a degradarse, proporciona a la sangre un sustrato (tromboplastina tisular) que activa, en forma masiva, la coagulación de la sangre. Se forman por toda la circulación muy pequeños trombos (microtrombos) que ocluyen finos capilares sanguíneos, dejando sin irrigación tejidos vitales. Por otro lado, la formación inútil de estos microtrombos ha consumido todos los factores de coagulación de la sangre. Sin factores de coagulación, el organismo sangrará sin parar por todos lados y la muerte no tardará en llegar.
Verónica requería intervención quirúrgica (cesárea) de urgencia. La ausencia del anestesiólogo de guardia (con permanencia hospitalaria obligada), por cualquier motivo, lo sitúa como gran culpable. Pero, si se hallaba en calidad de "anestesiólogo de retén al llamado", el asunto cambia totalmente.


Ahora, mucha atención, mucho ojo, querido lector. En el Hospital "Angela Llano", así como en varios hospitales y clínicas particulares en el Perú, los anestesiólogos podrían estar, en horas de la noche y en domingos y feriados, en turno de retén. Quiere decir, ubicables por teléfono, en la localidad, y listos para acudir al hospital al término de la distancia.


¿Por qué eso de "turno de retén"?

Porque si el hospital o la clínica programa "anestesiólogo de guardia con permanencia hospitalaria", estarán obligados a:

1) Pagar beneficios del turno "guardia".
2) Otorgar descanso al médico al día siguiente de la guardia.
3) Dar alimentación al médico, tres comidas en 24 horas.
4) Implementar un  recinto de permanencia (con cama o sofá, casillero, baño, agua caliente) con mínimas comodidades, para el médico de guardia.


Lo cual significa "mucho gasto", encima que "los domingos se opera poco, o nada", para el centro hospitalario. Si usted, o un familiar querido, cae en esos momentos a la sala de emergencia, y requiere una intervención quirúrgica de urgencia, el tiempo de espera a que llegue el anestesiólogo de retén puede ser fatal.


El hospital o la clínica cuidan su dinero. Aún cuando ello signifique poner en peligro su vida, querido visitante.

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 7: murió una joven de 23 años porque no fue operada a tiempo


Presentamos el caso de una joven de 24 años que falleció por no ser operada a tiempo. La razón: ausencia del anestesiólogo de guardia en el hospital.

El anestesiólogo se apersonó al hospital apenas recibió una llamada telefónica pero ya era demasiado tarde.

Podríamos culpar a priori al colega de que su irresponsabilidad (abandonar la guardia) causó la muerte de la joven, pero también podría tratarse de una huelga médica o suceder que la dirección del hospital por ahorrar dinero no programa anestesiólogo con presencia física en el hospital ("de guardia") sino pendiente a una llamada telefónica ("de retén").

En el próximo post comentaremos el caso.

EN UN HOSPITAL DE CORRIENTES
Murió una joven de 23 años porque no fue operada a tiempo
Debían hacerle una cesárea de urgencia para extraerle un feto muerto de 5 meses. Ingresó al quirófano pero la cirugía no se hizo porque se demoró el anestesiólogo


HOSPITAL EN CONFLICTO. El Angela I. Llano, donde murió la joven.

Alfredo Zacarías. CORRIENTES. CORRESPONSAL


Una joven de 23 años, a quien necesitaban hacerle una cesárea para extraerle un feto muerto, murió en un hospital correntino al demorarse la intervención por la ausencia del médico anestesiólogo de guardia. La tragedia se convirtió en el desenlace fatal de un conflicto entre los médicos anestesiólogos correntinos y el Ministerio de Salud Pública.

La muerte se produjo en la tarde del 25 de Mayo en el hospital "Angela I. Llano". A ese hospital fue trasladada de urgencia Verónica Encinas, con un embarazo de 5 meses y un cuadro de hemorragias que obligaba a una operación inmediata.

El médico, Hernán Pintos, fue acusado de homicidio culposo y abandono de persona y se encuentra detenido en la Comisaría Quinta, ubicada frente mismo al Hospital Llano, a la espera de una resolución de la Justicia.

Verónica llegó al Hospital Llano a las 14, y quince minutos después la guardia detectó que el feto había muerto y decidió hacerle una cesárea para extraérselo. Pero el anestesiólogo no se encontraba en su lugar de guardia y demoró 40 minutos en llegar al lugar. Para ese entonces la joven ya había fallecido. A las 14,45 la joven sufrió un paro cardiorrespiratorio.

Fuentes médicas admitieron que el cuadro que presentaba Verónica era "una patología poco común, pero que si se trataba a tiempo no iba a tener un desenlace fatal". La directora del hospital Llano, María Silvia Bonassie, presentó ante la Justicia la denuncia contra el médico, que fue separado de sus funciones por el Ministerio de Salud Pública.

Pintos habría declarado haber estado "en la zona" cuando fue llamado. Cuando llegó al quirófano ya se estaba realizando el ejercicio de reanimación a la mujer.

El hecho sucedió en medio de un conflicto que los médicos anestesiólogos de Corrientes mantienen con el Ministerio de Salud Pública. El organismo oficial pretende la especialización de ocho médicos más en el rubro, a lo que se oponen. El conflicto llevó primero a una huelga de los anestesiólogos que la Justicia declaró ilegal, al tiempo que ordenó que continúen prestando atención, ya que habían anunciado la suspensión de las cirugías programadas. En respuesta, presentaron en masa sus renuncias a los cargos en los hospitales, pese a lo cual deben seguir prestando servicio por noventa días más.

Ayer, tanto desde el Ministerio como desde la Asociación Correntina de Anestesiología se intentó separar el hecho del conflicto entre las dos partes. El director de Promoción y Protección de la Salud, Eduardo Pujol, dijo que será la Justicia la que decidirá si hay vinculación entre los hechos.

Por su parte, el médico anestesiólogo José Luis Karatanazópulos, quien participó del equipo que intentó la reanimación de la paciente, salió a denunciar un supuesto mal funcionamiento del equipamiento hospitalario, al tiempo que descartó que la muerte hubiera tenido vinculación alguna con el conflicto entre anestesiólogos y el gobierno.

El secretario general de la asociación de anestesiólogos, Jorge Oliveira,responsabilizó a la directora del Hospital Llano, a quien señaló como "culpable" de que los médicos "no tengan los elementos adecuados para las intervenciones". Y aseguró que "lo que ocurrió en el Hospital Llano pudo haber pasado en cualquier momento".

Continúa...http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/explicacion-de-caso-negligencia-medica.html

martes, 18 de abril de 2017

Explicación de caso de negligencia médica en anestesia Nº 6: muerte por anestesia mal administrada en gestante


Viene del post anterior.http://elanestesiologo.blogspot.pe/2014/05/caso-de-negligencia-medica-en-anestesia.html

La anestesia epidural para cesárea es la anestesia que no le puede fallar al anestesiólogo. Están en juego dos (o más) vidas: madre e hijo (o gemelos, o trillizos)


En cualquier intervención quirúrgica, si la calidad de bloqueo epidural es mala (o no hay bloqueo, el anestésico no llegó al espacio epidural), OK, no hay problema, administramos anestesia general antes de que comience la cirugía (tenemos que darnos cuenta que la epidural no "pegó" antes de la incisión, no hay que esperar a que el paciente grite de dolor para darnos cuenta de nuestra falla).


En la operación cesárea... ¡NO! Varias drogas utilizadas en anestesia general atraviesan la placenta, podrían deprimir al neonato desde el punto de vista cardiovascular-respiratorio. Hablando claro: el bebé puede nacer "dormido", sin respirar y con presión arterial y pulso bajos, en alto riesgo de fallecer.

En la anestesia epidural, el anestésico, a dosis +/- 400 mg (lidocaina) o 100 mg (bupivacaina o levobupivacaina) debe ser inyectado sólo al el espacio epidural (por encima de la duramadre)


En cualquier intervención quirúrgica, si se produce un accidente (complicación) con la epidural, como:

1) Anestesia raquídea total o masiva: El anestésico calculado en dosis epidural es cuatro veces mayor que en dosis raquídea. Si se vierte una dosis epidural en el canal raquídeo, perforando la duramadre, se obtendrá una anestesia raquídea cuatro veces más  alta y potente. El nivel de anestesia deseado, del busto hacia abajo, se eleva hasta el mismo cerebro (pérdida de consciencia, caida de la presión arterial, paro respiratorio). En cualquier cirugía se intuba a la paciente, se le coloca en ventilación mecánica y se administran fármacos para subir la presión y aumentar el pulso. Con nuestro equipo bien preparado, y nosotros atentos, esta complicación no es difícil de resolver.


Inyección de la anestesia en el canal raquídeo

En la operación cesárea... ¡NO! Los minutos en que la madre estuvo inconsciente y sin respirar, con presión arterial baja y pulso lento, dan como consecuencia que el bebé nazca deprimido, pues su cerebro y corazón estuvieron mal irrigados buen tiempo.

2) Reacción de toxicidad cerebral y cardíaca: El anestésico destinado al espacio epidural penetra masivamente a un vaso sanguíneo, llegando en sobredosis al cerebro y corazón. Resultado: convulsiones severas, paro cardíaco y respiratorio. En cualquier cirugía, nuevamente bien preparados y atentos, podemos administrar un anticonvulsivante (diacepam, tiopental) y realizar reanimación avanzada cardiopulmonar/cerebral. La paciente tiene grandes posibilidades de recuperarse.


En la operación cesárea... ¡NO! Los minutos en que la madre estuvo convulsionando, sin respirar y
en paro cardíaco pueden ser fatales para el recién nacido.



Qué pasó con la paciente gestante?

1) No creemos que haya sido una reacción alérgica. Aunque no es imposible.. Pero resulta que anestésicos como lidocaina, bupivacaina y levobupivacaina están entre los fármacos que menos reacciones alérgicas han provocado. El espasmo bronquial fue desencadenado por otras causas.


2) Lo más probable es que se produjo una reacción de toxicidad al momento de administrar la anestesia epidural. La paciente convulsionó, hubo dificultad para intubar. Los intentos repetidos de intubación rindieron inflamación de la mucosa orofaringea, y se cerro la vía aérea simulando espasmo bronquial. Pues, no hay paso de aire a los pulmones, no hay oxigenación adecuada de la sangre durante minutos y órganos nobles (cerebro, corazón, hígado) sufren daño irreversible.

3)Sucedió, tal vez, que la epidural no funcionó. Al administrar anestesia general, se presentó reacción anafiláctica tras inyección de atracurio (tracrium, altamente histaminoliberador). Ocurrió espasmo bronquial severo, como parte del cuadro y de manera súbita e intensa, y el fallecimiento tiene que ver con muy pobre oxigenación de la sangre.

Caso de negligencia médica en anestesia Nº 6: Muerte por anestesia mal administrada en gestante


Presentamos un interesante caso en el que, aparentemente, una vez más se confunden complicaciones anestésicas debidas a errores o accidentes con problemas de alergia a la anestesia.

En el próximo post la explicación.


Niña nació pero joven madre pereció
Otra muerte con fondo de negligencia médica
* Una dolorosa historia que parece ser un nuevo cuadro de anestesia mal administrada
MARIA LOURDES TERCERO
Managua

Durante casi nueve meses guardó la esperanza de, por fin, convertirse en madre, después de dos intentos frustrados por abortos. Todos los exámenes y ultrasonidos realizados a lo largo de su embarazo indicaban que todo iba bien y que cumpliría su sueño y el de su esposo Israel.




Pero ahora sus familiares creen que un caso de negligencia e insensibilidad en el hospital regional de Carazo, acabó con el sueño de la muchacha y con su vida misma, ya que el mal trato llegó al extremo de que fue «nalgueada» y abandonada con su dolor por personal de ese centro asistencial, según han logrado conocer de testigos.

Recuerda Israel Bermúdez Díaz, que su esposa Angela Emma González Mejía, de 21 años de edad, al momento de fallecer este primero de diciembre, estaba embarazada. Todo iba bien porque se hacía chequeo dos veces al mes con distintos médicos, en vista de que había tenido dos abortos y no quería que le sucediera un tercero.

«Esperábamos tanto ese hijo, que hasta yo pedía permiso en mi trabajo para acompañarla a sus chequeos», aseguró el joven, quien se desempeña como maestro de una escuela. «Era una bebé deseada, ahora es una bebé de todos», asegura.

AL HOSPITAL DE DIRIAMBA

Relató que a las once de la noche del sábado 24 de noviembre, le comenzaron algunos dolores, pero como esperaban al bebé para el siete de diciembre, no le tomaron importancia. Sin embargo a la una y diez de la madrugada del domingo los dolores fueron más intensos, y ya convencidos de que sería el momento porque el médico habría dicho que podía ser 15 días antes o 15 después, la joven fue trasladada al hospital San José de Diriamba.


AL REGIONAL DE JINOTEPE

Aquí se encontraron con que el centro asistencial no está muy bien equipado y preguntaron por el médico de turno que era el doctor Suárez, y al enterarse de que allí solo queda un doctor de turno y dado el caso delicado de Angela, decidieron ingresarla en el Regional de Jinotepe donde hay especialistas todos los días y cesárea las 24 horas.

Señaló el esposo de Angela que hicieron el ingreso a ese centro asistencial entre las 1.25 y 1.40 de la madrugada del domingo, pero él pudo acompañarla hasta la parte inicial de emergencia porque como varón, no lo dejan entrar a la sala de labor y parto.


Estando allí, la evaluaron y dijeron que tenía cuatro centímetros y que el parto tenía probabilidad de ser a las diez de la mañana, por lo que pidió autorización para quedarse acompañando a Angela, pero amablemente le dijeron que no podía, pues la tarjeta prenatal indicaba que todo estaba bien, aunque 15 días antes la muchacha había estado ingresada en ese lugar.

«Como a las cuatro de la tarde se apareció una señora, pidiendo toallas sanitarias y dijo que todas habían salido y pregunté por Angela, pero la señora volvió a entrar y a las cuatro y 20 salió y me dijo: «Tu mujer tiene más de tres horas de estar pegando gritos y no le hacen caso, parece que le pusieron suero abortivo, pero nada más», narró en detalle el maestro, quien no se explica cómo no pudieron evaluar al paciente si tenían la información básica de su caso.

OPERACION CESAREA

«Me sofoqué con la información y entré, y mi susto fue cuando mi esposa está gritando. Me quedé con ella, cuando llegó una muchacha que pienso es practicante y dijo que se la llevaban a sala de operaciones a cesárea. Yo no podía entender, si todo estaba bien», recuerda el joven.


Señaló que como a las cinco y media de la mañana vio que algo andaba mal, pues el médico de turno y la jefa de servicio de anestesiología y un médico más corrían hacia el quirófano, «pregunté qué pasaba, pero no contestan nada, solo entraron al quirófano», explicó.

NACIÓ LA NIÑA
Indicó que acto seguido un doctor salió con la niña y dijo que nació reprimida, con problemas respiratorios, y que entraría a neonato a ver cómo reaccionaba, lo cual era más preocupante todavía.


ALÉRGICA A LA ANESTESIA

Un pediatra de apellido Jarquín le dijo que su esposa estaba mal y a las siete de la mañana el doctor de turno de noche cruzaba por un pasillo cuando lo vi y desesperado lo seguí, y dijo que mi esposa tuvo alergia a la anestesia y que le dio broncoespasmo severo, que se le cerraron las vías respiratorias y que le dio paro cardíaco, pero que ya la tenían rehabilitada.

ENTRA EN COMA

Sin embargo eran las ocho de la mañana y todavía estaba en el quirófano. A las ocho y media, salió la doctora Johana Herrera, que según información obtenida, renunció al día siguiente, igual salió la jefe de servicio de anestesiología doctora María José Gaitán, quien confirmó a la familia, lo expresado por el pediatra, pero también dijo que la joven estaba en coma, mientras, era auxiliada en su respiración con una bombita manual.


Es en este momento es que se ordena el traslado de la muchacha al Bertha Calderón, sin explicación alguna para sus familiares.

«Uno de los muchachos que creo era practicante del hospital Regional dijo que estaba en coma y que le dio broncoespasmo, además que estaba con ventilador... pero depende de ustedes el tiempo que le quieran dar», expresó el joven quien advirtió que la muchacha podía morir en dos horas, o ya, porque había estado cierto tiempo sin oxígeno y estaba como vegetal.

«Ahora entendemos que ella estaba muerta, sólo la mantenían con la bombita, al pasarla al ventilador fue algo difícil para ellos en el Bertha. Transcurrió media hora y nos llamó un doctor, preguntando por los documentos que andábamos ya que era importante.

MUERTE CEREBRAL IRREVERSIBLE

«Nosotros no la queremos engañar pero ella no tiene probabilidades de vida, si llega a recuperar quedará en estado vegetativo, pues estuvo media hora sin oxígeno en el cerebro», les informó el doctor del Bertha, quien diagnosticó muerte cerebral irreversible, señaló la hermana de la joven Leslie González, quien reconoció la buena atención del doctor Pomares y una enfermera de nombre Sonia en el Bertha.


«Sólo queremos señalar la negligencia y que sea sancionada, expresó la hermana de Angela, quien anotó que esperan que el director del Regional de Carazo, Pedro Pablo Novoa cumpla lo prometido, ya que juró averiguar lo que le pasó a su hermana, y sancionar la falta para lo cual pidió tres días a partir del 26 de noviembre y es la fecha y no ha llamado». Otra versión, además de la de que la muchacha fue abandonada y maltratada después de ponerle el suero abortivo, es que hubo exceso de anestesia, o que fue mal entubada. «Queremos saber la verdad», manifestaron los familiares.

Señalaron que María José Gaitán, Jefa de Anestesiología, llamó a la familia y le dijo que ella no había puesto la anestesia, sino Margarita Cortés, que es técnica anestesióloga, con más de 20 años de experiencia y que además es madre soltera y muy pobre.

La familia de Angela envió carta a la Ministra de Salud Mariángeles Argüello, solicitando investigación, pero ella no ha respondido nada desde el 29 de noviembre.

SEIS DÍAS DESPUÉS FALLECIÓ

Mientras tanto el doctor Novoa les ofreció entrevista con todos los que participaron en el caso e investigar el asunto, pero tampoco ha habido nada, mientras la joven pasó seis días en el Bertha hasta que falleció.

Continúa...http://elanestesiologo.blogspot.pe/2017/04/explicacion-de-caso-de-negligencia_18.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...