viernes, 13 de marzo de 2015

El más grave problema de la anestesiología peruana: el anestesiólogo nunca da la cara, jamás da explicaciones en casos mediáticos de negligencia médica. Segunda parte


Viene del post anterior: El anestesiólogo nunca da la cara. Parte 1

Según la Asociación Síndrome Williams España, el Síndrome de Williams es un trastorno del desarrollo que ocurre en 1 de cada 7.500 recién nacidos. Está caracterizado por la tetrada de:

Síndrome de Williams
Paciente con Síndrome de Williams (www.culturamix.com). Es evidente probable intubación difícil

1. Rasgos faciales típicos
2. Discapacidad intelectual leve o moderada
3. Hipercalcemia (niveles de calcio en sangre elevados) en la infancia
4. Estenosis aórtica supravalvular, (un estrechamiento de la arteria principal inmediatamente al salir del corazón)


[La estenosis de la válvula aórtica puede requerir tratamiento quirúrgico]

Una vez leído el reporte periodístico del caso del niño cardiópata, llama poderosamente la atención que el ANESTESIÓLOGO INVOLUCRADO NO DIGA SU VERSIÓN DE LOS HECHOS, no obstante que diferentes personas (familiares, directivos de EsSALUD e, incluso, el decano del Colegio Médico) atribuyen a "fallas en la anestesia" como causa de muerte.

Un niño portador de Síndrome de Williams que va a ser sometido a una procedimiento dental bajo anestesia general puede ser considerado como "de alto riesgo" (probables intubación difícil y descompensación de la cardiopatía). Por eso vamos a dar al anestesiólogo el beneficio de la duda: su actuación fue correcta, pero el desenlace fatal se debió a problemas inherentes a la grave enfermedad del niño.

Sin embargo, acusaciones como "el deceso se produjo a consecuencia de un paro cardíaco cuando le suministraron anestesia sin tener presente su mal cardíaco", "la criatura entra a la intervención de sus dientes y a la media hora le da un paro porque le habían puesto anestesia”, "los doctores tenían conocimiento que mi hijo no iba a aguantar la anestesia" y "el menor habría reaccionado mal ante la aplicación de la anestesia" TIENEN QUE SER REFUTADAS O DESMENTIDAS por el anestesiólogo responsable.

Si el anestesiólogo no da su versión de los hechos, situación que ocurre muy frecuentemente en nuestro país, el público en general va a seguir teniendo una terrible imagen de la anestesiología: un grupo de especialistas incompetentes que administra anestesia en dosis excesivas a pacientes que previsiblemente no van a tolerarla o van a reaccionar mal ante ella.

Imagen tomada con permiso de la página web de la Sociedad Peruana de Anestesiología. En ella se invita a los anestesiólogos peruanos a formar parte de sus asociados

Fiel a su costumbre, la Sociedad Peruana de Anestesiología nunca se preocupa en aclarar, explicar o desmentir versiones inexactas acerca del ejercicio de la especialidad en casos mediáticos.

Me felicito de no pertenecer ni haber pertenecido a esta fútil institución.

jueves, 12 de marzo de 2015

El más grave problema de la anestesiología peruana: el anestesiólogo nunca da la cara, jamás da explicaciones en casos mediáticos de negligencia médica. Primera parte


El reporte periodístico que ilustra este post tiene ya más de tres años de antigüedad. Sin embargo, la noticia que contiene se repite con frecuencia en publicaciones diarias de periódicos, radioemisoras y televisoras peruanos: se presenta a supuesta mala administración de anestesia como causa de muerte.

Vamos a fijarnos en los párrafos subrayadados a propósito del texto del reporte: familiares, la empresa prestadora de salud (EsSALUD) e, incluso, el decano del Colegio Médico del Perú (una persona para nada involucrada en los hechos motivo de este post) atribuyen a la anestesia el paro cardíaco que fue causa de la muerte del niño paciente.

¿Y qué hay del principal especialista involucrado en este hecho? ¿Dónde está el ANESTESIÓLOGO  que no dice su verdad, que no da las aclaraciones del caso? ¿Y si no fue la anestesia la causa de muerte, sino una complicación propia de la severa enfermedad cardíaca del niño?

Si el anestesiólogo no habla, como ocurre a menudo en el Perú, el público va a seguir teniendo una equivocada terrible imagen de nuestra especialidad.

Revisemos el reporte. Lo analizaremos en el próximo post.

Niño muere por negligencia médica en Hospital Rebagliati
Domingo, 21 de Agosto de 2011 10:19



Un niño de ocho años de edad con dolencias cardiovasculares murió en el hospital Edgardo Rebagliati,por una negligencia médica. Ingresó caminando a la sala de cirugía para extraerse un diente cariado y dejó de existir por un fatal error.

Los familiares denuncian que el deceso se produjo a consecuencia de un paro cardíaco cuando le suministraron anestesia sin tener presente su mal cardíaco en el citado hospital de EsSalud.

Se trata del menor de iniciales M. B. C., el mismo que ingresó a una sala de operación, por sus antecedentes médicos, para someterse a una extracción dental por la sugerencia de un doctor, informó Mario Bereche Valladolid, su padre.

El niño necesitaba la exodoncia por caries dental para que fuera intervenido posteriormente en el Instituto Nacional Cardiovascular (Incor) por un mal que padecía, llamado Síndrome de Williams, que es una enfermedad congénita del corazón.

Cabe indicar que la familia esperaba el traslado del pequeño al Incor, pero no pudo ser derivado por problemas administrativos.

“Mi hijo ha venido caminando. Mi hijo tiene síntoma de Williams, es especial. Ha venido caminando como cualquier criatura. Entra a la intervención de sus dientes y a la media hora le da un paro porque le habían puesto anestesia”, dijo el atribulado padre a RPP Noticias.

Los doctores tenían conocimiento que mi hijo no iba a aguantar la anestesia ¿Quiénes le autorizaron hacer eso? Está muerto mi hijo”, puntualizó en medio de lágrimas.

En efecto, EsSalud reconoció que el niño sufrió un paro cardiorrespiratorio al ser anestesiado, pero inmediatamente fue reanimado y trasladado a la Unidad de Cuidados Críticos.

“El síndrome post paro provocó una disfunción orgánica múltiple de la que el menor no se pudo recuperar y su deceso ocurrió el ayer a las 5:05 PM”, indicó la institución en un comunicado.

Enterado del caso, el decano del Colegio Médico del Perú, Ciro Maguiña, señaló que las autoridades tienen que investigar las circunstancias del deceso. Asimismo, anotó que el menor habría reaccionado mal ante la aplicación de la anestesia.

Continúa en el próximo post: El anestesiólogo nunca da la cara. Segunda parte

martes, 10 de marzo de 2015

Lo que el anestesiólogo puede hacer por pacientes con enfermedad terminal que solicitan eutanasia: a propósito del caso de Valentina Maureira



Viene del post anterior: El caso de Valentina Maureira, la niña enferma terminar que pide eutanasia

La RAE define eutanasia de la siguientes maneras:

1. Acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él.

2. Muerte sin sufrimiento físico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la eutanasia como aquella "acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente".

Está de más entrar en discusión acerca de la legalidad de la eutanasia. En el Perú simplemente es ilegal y es considerada homicidio, no obstante el conocimiento del paciente sobre su enfermedad dolorosa y terminal y su demanda libre y voluntaria  de morir.

El mundo está cambiando a pasos acelerados (muchos cambios para bien) y no va a sorprender que en pocos años un número significativo de países legalicen la eutanasia. En ese momento entrará el anestesiólogo a dar la talla.

Para una muerte sin sufrimiento se utilizaría de manera balanceada una combinación de drogas anestésicas administradas vía intravenosa. Volviendo a la definición de la RAE, la inyección de anestésicos sería la acción a tomar.


Gracias a la administración de dosis precisas de hipnóticos, un anestesiólogo competente en primer lugar provocará en el enfermo terminal, que desea y autoriza una eutanasia, un sueño profundo (con una inducción agradable).

En seguida, a través de la administración de un "relajante" muscular (droga que paraliza los músculos voluntarios, incluyendo a los respiratorios) se provocará paro respiratorio seguido de cardíaco y muerte sin sufrimiento durante sueño profundo.

La experiencia y habilidad del anestesiólogo garantiza la inyección letal de anestésicos a través de una buena vía intravenosa, evitando de esta manera accidentes durante el procedimiento que hagan fracasar la eutanasia.

Por razones obvias, no mencionamos nombres ni detallamos dosis de drogas para dar al enfermo terminal la muerte piadosa sin dolor que reclama. No olvidemos que en el Perú, en este momento, la eutanasia es simple y llanamente homicidio calificado.

miércoles, 4 de marzo de 2015

A propósito del caso de Valentina Maureira, la niña portadora de fibrosis quística que pide eutanasia: lo que el anestesiólogo puede hacer por los pacientes con enfermedad terminal



La eutanasia es un acto de humanidad para con los pacientes que padecen una enfermedad terminal y, a nuestro perecer, debería ser legalizada y formar parte de la práctica médica cotidiana.

El anestesiólogo es el especialista médico que mejor puede poner fin al intenso e inútil sufrimiento de los enfermos terminales. ¿De qué manera? Lo explicaremos en el próximo post.

Mientras tanto revisemos el siguiente reporte periodístico.

La desgarradora historia de Valentina Maureira, la niña que pidió la eutanasia
EL UNIVERSAL
27 de Febrero de 2015 10:30



Valentina Maureira. // CAPTURA DE PANTALLA DEL VIDEO

Tiene 14 años, fue diagnosticada con fibrosis quística desde los 6 meses de nacida, pesa 35 kilos, está cansada, pide la eutanasia y se la niegan.

En pocas palabras esa es la historia de Valentina Maureira, la joven chilena que hizo un vídeo que se ha vuelto viral en el que le solicita a la presidenta Michelle Bachelet que le autorice la eutanasia porque está cansada de padecer.


ENFERMEDAD HEREDITARIA

La historia de Valentina y de su familia es desgarradora.

Valentina nació en el hogar de la familia Maureira Riquelme, quien ya habían tenido dos hijos. El primogénito no llegó a conocer a Valentina, murió en 1996, a los 6 años, de fibrosis quística, la misma enfermedad que padecería su hermana menor años después.

El niño luchó desde los 2 años en un hospital contra esta letal enfermedad que provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, hígado, páncreas y el tubo digestivo. Después de 4 años de padecimientos murió.

La segunda hija de la familia es portadora sana, pero Valentina, la menor, fue diagnosticada a los 6 meses con la misma enfermedad por la que murió su hermano.

Valentina ha vivido desde entonces con la enfermedad, pero como ella misma dijo en entrevista con La FM: “con los años me he deteriorado más, me cuesta respirar, me da fiebre. Es difícil”.

Ya no va al colegio y su hogar es un hospital. Necesita un triple trasplante: pulmón, hígado y páncreas.
Además de lo costoso del procedimiento no se han encontrado donantes compatibles, y en caso de encontrarse, su peso, 35 kilos, no permite que se le realice el procedimiento. También debe esperar hasta los 15 años.

Valentina ya está cansada de todos los males que la aquejan y sabe que sus probabilidades de vida se van reduciendo con los años.

"Han sido 14 años de lucha, de día a día, y para mi familia ha sido más. Estoy cansada de seguir luchando, porque veo el mismo resultado siempre. Es muy desgastante", dijo en entrevista con BBC Mundo.


LE NIEGAN LA EUTANASIA

A través de un vídeo pidió la eutanasia al gobierno chileno y le fue negada, pues en ese país dicho procedimiento no está autorizado por la ley. A cambio le ofrecieron ayuda sicológica a ella y su familia.

“Ya que no me autorizaron la eutanasia espero que cumplan y me permitan una mejor calidad de vida”, dijo a La FM.

"Solicito hablar urgente con la presidente porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad y que ella me puede autorizar la inyección para quedarme dormida para siempre", dice la niña en el video que se ha hecho viral.

martes, 17 de febrero de 2015

A propósito de la anestesia para la operación de liposucción: cómo evitar complicaciones fatales. Parte 2


Viene del post anterior: Parte 1

La liposucción abdominal es uno de los procedimientos de cirugía estética más comúnmente practicados. La comprensión de los cambios fisiológicos que suceden durante la operación (con la grasa aspirada el cuerpo pierde importantes cantidades de sangre y fluidos que pueden descompensar al paciente) y los progresos en las técnicas quirúrgicas y anestésicas hace que hoy en día se aspiren grandes volúmenes de grasa en una sola intervención.

La liposucción abdominal no es una operación libre de riesgos. Existe posibilidad de ocurrencia de complicaciones (digamos) quirúrgicas como trombosis venosa, tromboembolia pulmonar, embolia grasa, perforación de órganos abdominales y (digamos) anestésicas como sobrecarga hídrica con edema pulmonar, toxicidad por lidocaína y otras propias de la anestesia general y regional. Por tanto, creemos que este procedimiento se debería llevar a cabo en una sala de operaciones y no en un simple consultorio médico.

Muchas liposucciones se llevan a cabo bajo anestesia local (con total manejo y responsabilidad del cirujano), pero la necesidad de sedación, analgesia complementaria, y anestesia regional o general y monitoreo en cirugías de aspiración de grandes volúmenes de grasa (megaliposucción) y con posición prona ("boca abajo") del paciente hacen indispensable la presencia de un anestesiólogo en el quirófano.

En una liposucción abdominal, la tarea  del anestesiólogo abarca dos grandes aspectos:

1.- La administración de sedación, analgesia, anestesia general y/o regional, brindando confort y seguridad al paciente y facilidades para operar al cirujano.

No son infrecuentes complicaciones del sistema respiratorio durante una liposucción por mal manejo de la vía aérea con el paciente en posición prona

2,- Manejo y solución de probables complicaciones intraoperatorias como hipoxia secundaria a sedación (¡mucho cuidado si el paciente está en posición prona o "boca abajo"), toxicidad por anestésicos locales (en la liposucción se inyectan abundantes dosis de lidocaína) y alteraciones del equilibrio de agua y electrolitos debido a sangrado y gran pérdida de líquidos junto a la grasa aspirada.

Entonces, por lo mencionado líneas arriba, puede usted darse cuenta, estimado visitante, de la importancia de elegir un anestesiólogo competente para una cirugía de liposucción abdominal.

lunes, 16 de febrero de 2015

A propósito de la anestesia para la operación de liposucción: cómo evitar complicaciones fatales. Parte 1



Muchas de las complicaciones fatales en una operación de liposucción abdominal ocurren por la no presencia en quirófano de un anestesiólogo competente.

En este tipo de cirugía la labor del anestesiólogo no sólo se limita al control del dolor sino también a la compensación de alteraciones en el organismo producto del sangrado y pérdida de líquidos que trae consigo la extracción de grandes cantidades de grasa abdominal.

Presentamos el siguiente reporte periodístico a propósito de los cuidados anestésicos -que explicaremos en el próximo post- en la muy popular liposucción.

PAMELA VEGA CRUZ LLEGÓ DE ESPAÑA EL DOMINGO PARA VISITAR A SU ABUELA EN COCHABAMBA
Una mujer muere durante una cirugía de liposucción
Viernes, 05 de diciembre de 2014
Una mujer muere durante una cirugía de liposucción
Archivo / Digital. Cochabamba, donde Pamela se sometió a cirugía
Gente / Cochabamba

Pamela Vega Cruz, de 35 años, llegó el domingo de España a Cochabamba con la esperanza de visitar a su abuela y aprovechar su estancia para someterse a una cirugía estética. Nunca imaginó que lo que debía ser una simple intervención quirúrgica acabaría perforando sus pulmones, hígado y bazo.
Pamela acudió a una clínica particular de la ciudad para hacerse una liposucción de la grasa del abdomen. La cita era para el miércoles a las 8:00.
Era "una cirugía pequeña y no tenía demasiada complicación”, le había indicado a Pamela la médica que la operó, Daysi V., según el relato de sus familiares.
Estaba programado que la intervención médica concluya a las 11:00. Sin embargo, al mediodía del miércoles la abuela de Pamela recibió una llamada de la clínica privada para informarle de que su nieta "no había resistido la intervención”.
De acuerdo con el examen forense, la causa de la muerte fue una hemorragia masiva interna, es decir, un shock hipovolémico, a causa de la perforación de los pulmones, el hígado y bazo.
La tía de Pamela, Florinda Gutiérrez, indicó que esperarán que la madre de Pamela, que también vive en España, llegue para el velatorio y el entierro de su hija. La familia pide que encarcelen a la médica que practicó la intervención.
El abogado de los familiares de la víctima, Eduardo Mérida, manifestó que por el momento y hasta que el fiscal no determine algún indicio, no se puede hablar de negligencia médica.
El abogado de la médica, Ricardo Avilés, manifestó que se trata de un caso fortuito. "Aquí no concurre un ánimo de dolo, una premeditación, es un evento fortuito”, aseguró e indicó que se basará en la experiencia de más de 25 años que posee su cliente.
El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Cochabamba, Ronald Zabala, informó que la profesional en salud fue convocada para que brinde una declaración.

Comentarios y explicaciones del caso en el próximo post: Anestesia en liposucción. Parte 2
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...