martes, 9 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 8. CASO FORTUITO: situación única en que ocurre daño severo a paciente pero médico no es imputable


Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 7

En anestesiología no es infrecuente que ocurran reacciones alérgicas fatales. Pacientes fallecen de manera súbita en sala de operaciones a pesar de todos los cuidados y precauciones del anestesiólogo, situación que puede catalogarse como caso fortuito.

Según Ponce Malaver, en un caso fortuito médico los hechos son extraños al hombre, ocurren por azar, es decir, es una consecuencia extraordinaria o excepcional de la acción. El médico no ha previsto el resultado porque éste no era previsible, por lo tanto no le puede ser imputado.

Revisemos al respecto el siguiente reporte periodístico.

VIERNES 09 DE MAYO DEL 2014 | 14:47
Paraguay prohibe fármacos con ketamina por muerte de pacientes
Autoridades sanitarias investigarán la procedencia del anestésico, ya que otros pacientes no mostraron reacción alérgica


(Foto referencial: AP)

Asunción. (EFE). El Ministerio de Salud de Paraguay suspendió la venta de medicamentos que contengan ketamina tras registrarse cuatro fallecimientos en una semana de pacientes a los que se les había suministrado el sedante, informó hoy la Dirección de Vigilancia Sanitaria.

El pasado 6 de mayo, un niño de dos años y otro de tres murieron en diferentes hospitales de la capital. En ese momento las autoridades comenzaron a investigar si había algún fármaco común que hubieran ingerido, explicó la coordinadora general de la Dirección de Vigilancia Sanitaria de Paraguay, Lourdes Rivaldi. Al poco tiempo se comprobó que la única medicina que recibieron los dos contenía ketamina y por eso se decidió suspender su venta y uso en los hospitales, según Rivaldi.

El primero en fallecer fue el niño de tres años, que estaba ingresado con un problema cardíaco en el Hospital Pediátrico "Niños de Acosta Ñu", donde otros dos pacientes de 9 y 11 años sufrieron una reacción alérgica cuando se les suministró la droga, aunque sobrevivieron y ahora están estables, según la fuente.

El médico que informó del fallecimiento dijo que le suministró el anestésico para realizar un estudio de rutina, que supuestamente le provocó una reacción alérgica que terminó con su vida, según Rivaldi. "No sabemos aún el motivo de las muertes. Todos los demás pacientes a los que se les suministró esta droga están en perfecto estado, pero seguimos analizando si hay casos anteriores", dijo Rivaldi.

VERIFICACIÓN DE LA PROCEDENCIA

La ketamina es un principio activo que se usa como anestésico cuando no hace falta una sedación profunda, explicó la especialista. Las autoridades sanitarias investigan la procedencia de los medicamentos con ketamina y hasta ahora saben que los usados en los hospitales de Asunción donde ocurrieron las muertes de los dos menores no corresponden al mismo lote, algo que consideran "llamativo".

Son de lamentar los fallecimientos de los cuatro pacientes del reportaje, pero no pueden ser imputados a los médicos tratantes pues estamos ante un caso fortuito médico. La mala calidad de la droga ketamina es un hecho extraño al hombre, ocurre por azar. El médico no ha previsto el resultado (muerte de los pacientes) porque éste no era previsible (nadie podía suponer que el lote de ketamina estaba defectuoso).

lunes, 8 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 7. Casos ejemplo de CAUSALIDAD, figura muy importante para determinar culpabilidad en juicios por negligencia médica.


Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 6

Ponce Malaver define causalidad de la siguiente manera:

Para ser incriminado un médico judicialmente, tiene que existir una relación causa – efecto (desacato a normas que resulte en daño o muerte), que debe ser directa, próxima y la principal del resultado. "El médico no quiere la consecuencia dañosa pero SÍ quiere obrar imprudentemente o con negligencia".

Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y en pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulta de las consecuencias posibles de los hechos.


En el siguiente reporte periodístico se describen dos casos en que probable actitud negligente de médicos pudo causar daño severo o muerte en sus pacientes. Lo invito a revisarlo para luego discutirlo.

Denuncian dos casos de mala praxis en Salta y Santa Fe
Domingo, 7 de Septiembre de 2014

Los padres de un bebé de 11 meses que falleció tras una operación en la provincia de Salta realizaron una denuncia por mala praxis y demoras en la intervención, mientras que un medico, una partera y dos enfermeros que atendieron a una mujer que perdió a su bebé fueron destituidos provisoriamente de una institución médica de Reconquista, Santa Fe.

1º.
Silvia Ortubia, la madre del pequeño de 11 meses oriundo de la localidad de General
Güemes, que falleció esta madrugada en el Hospital Materno Infantil de la ciudad de Salta, luego de una cirugía por una cardiopatía congénita, denunció que la intervención quirúrgica estaba programada para el 23 de mayo pero que luego fue reprogramada en reiteradas ocasiones, hasta que finalmente se concretó el lunes pasado.


Tras una serie de complicaciones, el chico finalmente falleció esta madrugada, y los padres denunciaron que no lo operaron en mayo por una supuesta falta de recursos humanos en el nosocomio.

Al respecto, el director médico del Hospital Materno Infantil, Mario Morosini, explicó que se trataba de una operación muy compleja y detalló que la causa de la muerte fue “una complicación propia de la cirugía”. Pero admitió la reprogramación de intervenciones por falta de personal.
2º.
Por otra parte, el Ministerio de Salud de Santa Fe separó de su cargo provisoriamente a cuatro profesionales del Hospital Central de Reconquista que atendieron a una mujer que perdió a su hijo por presunta mala praxis.

Así lo resolvió el ministro Miguel Cappiello, quien decidió que el director del centro asistencial, Roberto Ceballos, siga en su cargo hasta que se conozca cómo fueron los hechos.

Todo comenzó con la denuncia de Julieta Oviedo, una joven de 25 años de barrio María Dolores que asegura que llegó al hospital y no fue atendida durante horas cuando ya había roto la bolsa. Según su relato ante la Justicia, rogó que le practicaran una cesárea presa de profundos dolores, pero, en cambio, la sedaron.

Como consecuencia de los hechos denunciados, Oviedo perdió a su bebé, que nació muerto con un peso de 3,6 kilogramos luego de un embarazo normal.



En el caso , la aparente negligencia de cirujano y/o anestesiólogo en demorar la práctica de una operación cesárea a la paciente Julieta Oviedo (causa) fue determinante en la muerte de su bebé (efecto). Aquí existe causalidad, los médicos son imputables.

En el análisis del caso , es bueno tener en cuenta que (según Ponce Malaver) no hay delito si el daño o la muerte se producen por "culpa" de la propia víctima o de terceros y previamente se han adoptado todas las precauciones. El hijo de la señora Ortubia muy probablemente falleció debido a la complejidad de sus malformaciones cardíacas ("culpa" del paciente); la demora en operarlo fue motivada, según el director del hospital, por falta de recursos humanos (culpa de terceros). En este caso no existe causalidad, los médicos no son imputables.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 6. Caso ejemplo de delito médico culposo modalidad IMPRUDENCIA: niña muere tras someterse a procedimiento dental


Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 5

La imprudencia al realizar un acto anestésico en medicina y odontología puede traer nefastas consecuencias. Revisemos el siguiente reporte periodístico para tener una idea más clara de cuándo ocurre imprudencia (aunque en combinación con negligencia) en la práctica diaria de la anestesiología.


4 enero 2014 04:08 PM ET
Una niña de tres años muere tras someterse a un procedimiento dental

(CNN) — Finley Boyle, una niña hawaiana de tres años, sufrió daño cerebral después de someterse a un procedimiento dental en diciembre y murió la noche del viernes, informó el abogado de la familia este sábado. La niña murió en compañía de sus familiares, informó el abogado Richard Fried Jr. del bufete Cronin, Fried, Sekiya, Kekina & Fairbanks. Los padres de la niña están demandando a una dentista de Kailua, Hawaiii, por negligencia y conducta peligrosa.

La demanda contra Lilly Geyer y su consultorio Island Dentistry for Children señala que la dentista administró medicamentos inapropiados en dosis incorrectas a la niña el 3 de diciembre, de acuerdo con los documentos presentados ante la corte esta semana.

“Como un resultado directo de los medicamentos administrados”, la niña “sufrió un paro cardíaco durante su procedimiento dental”, señala la demanda. Además de un severo y permanente daño cerebral”, agrega.

Geyer y su abogado, John Nishimoto, no respondió a CNN.

El sitio de internet de Island Dentistry señala que la clínica ha sido cerrada permanentemente y redirige a los pacientes a una dirección de correo electrónico.

La demanda, que se presentó el lunes ante la Corte de Primer Circuito de Hawaii, señala que Geyer no tenía un plan para responder a emergencias como la que sufrió Finley.

Ashley Boyle, la madre de la niña, señaló que la primera vez que llevó a su hija al dentista fue en noviembre cuando le explicaron que requería seis endodoncias, señaló.

Regresaron en diciembre para el procedimiento. Los padres señalan que Finley fue anestesiada y se le dejó sin vigilancia durante 26 minutos.

El neurólogo pediátrico de la niña, el Dr. Gregory Yen, señaló que resonancias magnéticas mostraron que la niña sufrió daño cerebral severo y que se encontraba en "estado vegetativo persistente".


Según Ponce Malaver, se comete delito médico culposo en la modalidad de imprudencia cuando se realizar un acto con ligereza, sin las adecuadas precauciones. La conducta del profesional es contraria a la que el buen sentido aconseja. En el sentido estricto, tiene que ver con la falta del conocimiento práctico y, por lo tanto, idóneo y apto para la realización del acto anestésico (experiencia, comprensión del caso y claridad).

La dentista Lilly Geyer atendió a su pequeña paciente con ligereza y sin adecuadas precauciones al no contar con un anestesiólogo (y su correspondiente instrumental) en su clínica.

Ahora, la imprudencia y la negligencia suelen ser las caras de una misma moneda y van siempre de la mano. La dentista va a ser incriminada por imprudencia y negligencia debido a su IMPREVISIÓN (sabía que la niña podría presentar depresión respiratoria, espasmo de laringe u otra complicación común en anestesia para procedimientos dentales) de un resultado previsible.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 5. Caso ejemplo de IATROGENIA: rotura de esternón y costillas tras reanimación cardiopulmonar



Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 4

Está muy difundida la mala costumbre de llamar IATROGENIA a todo daño o complicación que sufre un paciente producto de descuido, error, negligencia, impericia, etc. de parte de un profesional de la salud.

Según Ponce Malaver, iatrogenia es el daño en el cuerpo o en la salud del paciente, causado por el médico a través de sus acciones profesionales, conductas o medios diagnósticos, terapéuticos, quirúrgicos, etc., y que este daño o resultado indeseado no le es imputable jurídicamente. Es decir, la iatrogenia es el resultado nocivo que no deriva de la voluntad o culpa del médico en la producción del daño, sino es producto de un hecho imprevisto (o, mejor dicho, imprevisible) que escapa a toda posibilidad de ser evitado por los medios habituales o normales de cuidado individual o colectivo.

El siguiente reporte periodístico nos aclarará las cosas.

elmundo.es

INFORME FORENSE 
El informe no descarta que la rotura de esternón del muerto de Almería se produjera en la reanimación

El informe refleja que la fractura debió producirse en un momento muy cercano a la muerte | Fuentes médicas consultadas por elmundo.es aseguran que es "muy improbable" que la fractura se deba a las maniobras de resucitación 

ELMUNDO.ES | AGENCIAS
Juan Martínez Galdeano. (Foto: EFE)
Juan Martínez Galdeano. (Foto: EFE)

MADRID.- Las últimas pruebas forenses realizadas al hombre que falleció en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas de Mar (Almería) apuntan a que la fractura en el esternón que presentaba requirió de una'fuerza de considerable magnitud', pero no descartan que se hubiera producido durante la reanimación.
Eso es lo que señalan el último informe forense realizado a requerimiento de la jueza de Roquetas encargada del caso y que la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC), que lleva la defensa de los nueve agentes imputados, ha facilitado a través de su página web.
El informe, rubricado con fecha del 5 de agosto, concluye señalando que la fractura "ha requerido la aplicación de una fuerza de considerable magnitud para haberse ocasionado; no siendo descartable la etiología yatrogénica (resucitación cardio-pulmonar)".
"Se trata de una fractura completa, semilineal, perpendicular al eje mayor del esternón, a la altura de la sincodrosis de la tercera costilla", indica el informe al describir la fractura, que, añade, "debió producirse en un momento muy cercano a la muerte".
Según fuentes especializadas consultadas por elmundo.es, es "muy improbable" que en un caso como el descrito en el informe de forense la fractura del esternón que provocó la muerte se deba a las maniobras de resucitación cardiopulmonar (masaje cardiaco). Este tipo de fracturas normalmente se producen en pacientes de edad avanzada, en zonas más bajas del esternón y suelen ir asociadas a fracturas en las costillas, ausentes en este caso.
Ya en el primer informe forense, concluido el 29 de julio, se apuntaba como posible causa de la muerte la rotura del esternón.

En una reanimación cardiopulmonar, las compresiones torácicas -masaje cardíaco externo- pueden ocasionar fractura de costillas y, raramente, del esternón. Estas lesiones no le pueden ser imputadas al médico tratante pues estamos ante una iatrogenia, es decir un resultado nocivo (las fracturas) que no deriva de la voluntad o culpa del médico en la producción del daño (el médico está concentrado en lograr compresiones torácicas efectivas que logren hacer llegar sangre al cerebro). Aquí la iatrogenia es producto de un hecho imprevisto, tienen que ver factores propios de la patología enfrentada (paro cardíaco) o a factores propios, peculiares y particulares del paciente (avanzada edad con fragilidad ósea, por ejemplo).

viernes, 5 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 4. Caso ejemplo de INOBSERVANCIA DE NORMAS Y PROCEDIMIENTOS: mujer con paraplejia de miembros inferiores que firmó consentimiento informado incompleto


Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 3

Una de las principales razones de la existencia del consentimiento informado -norma y procedimiento muy importante en la rutina diaria de una sala de operaciones- es informar al paciente sobre probables complicaciones de la anestesia y/o cirugía, de modo que él o ella puede elegir no operarse si considera no aceptable correr riesgo alguno.

En el siguiente reporte periodístico se aprecia que una paciente, con secuela neurológica tras una intervención lumbar gana un juicio por malpraxis, no por motivo de mala actuación médica, sino por irregularidades en el consentimiento informado.


Sanidad pagará 12.000 € a una paciente por un incompleto consentimiento informado
La operación le dejó una paraplejia ligera de los miembros inferiores
EP | VALENCIA 30 agosto 2014 13:15
La sección segunda de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha condenado a la Conselleria de Sanidad a indemnizar con 12.000 euros a una paciente a la que una intervención lumbar le dejó importantes secuelas después de firmar un consentimiento informado que los jueces consideran incompleto.

De esta forma, la sala estima en parte el recurso presentado por la paciente afectada contra la resolución del subsecretario de Sanidad de 19 de junio de 2012 que desestimó presuntamente su petición. La paciente fue intervenida el 28 de febrero de 2008 en el Hospital La Fe de un cuadro de lumbociática de años de evolución que no mejoró con tratamiento conservador, por lo que fue necesaria la cirugía.

La mujer pedía hasta 338.452 euros por las secuelas que sufre, que incluyen una paraplejia ligera de los miembros inferiores, déficit sensitivo y motor, grave dificultad para la marcha y ausencia de control esfinteriano, entre otros. La paciente impugnó el consentimiento informado porque alegaba que nunca le fue mostrada ni firmó expresamente la página que recogía los riesgos.

ACTUACIÓN MÉDICA CORRECTA

Para la sala, en este caso no se aprecia ninguna infracción de la lex artis en la asistencia médica recibida dado que la intervención programada y realizada fue correcta, aunque durante la misma se produjo una complicación de salida de la duramadre --una meninge exterior que protege al sistema nervioso central--, que es uno de los riesgos posibles de la operación, sin que existan indicios de que se actuara de modo negligente pese a las secuelas.

Sin embargo, en relación con el consentimiento informado, el tribunal --que cree que sería conveniente que el documento se firmara en todas sus páginas-- sostiene que no puede considerarse que cumpla con su finalidad pues en ningún apartado se describen las graves secuelas que pueden derivar de la rotura de la dura madre ni de sufrir la complicación de la cola de caballo. Así, concluye que la información fue incompleta y no la considera "descriptiva" porque no basta la mera mención nominal de los riesgos.



Según Ponce Malaver, inobservancia de normas y procedimientos es una forma de acción culposa que acontece cuando, existiendo una normativa u orden verbal o escrita dispuesta con fines de prevención de un daño y ejecutada por un superior responsable, el subalterno no le da cumplimiento, generando un daño al paciente. Puede circunscribirse a la esfera administrativa si no ocasiona daño al paciente.

El consentimiento informado se constituye en norma y procedimiento de importancia capital en el quehacer quirúrgico diario. Su incumplimiento total o parcial es una forma de malpraxis. Por este motivo la Consellería de Sanidad de Valencia tuvo que indemnizar a la paciente por los daños recibidos, no obstante no se logró probar infracción en la asistencia médica recibida.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Malpraxis en anestesia 3. Caso ejemplo de delito médico culposo modalidad IMPERICIA: mujer en estado vegetal por sobredosis de anestesia en cirugía


Viene del post anterior: Malpraxis en anestesia 2

Es frecuente que cirujanos administren pequeñas dosis de anestesia local a pacientes que van a operar. Pero el asunto se complica cuando la anestesia local se administra en altas cantidades, como usualmente se hace en liposucción. Ni hablar si se agrega un sedante vía intravenosa, la chance de ocurrencia de eventos adversos es mayor.

El cirujano no tiene la destreza del anestesiólogo para manejar con éxito complicaciones como reacción tóxica a anestésicos locales o depresión respiratoria por sedantes.

Veamos el siguiente caso.

NOTICIAS
Mujer En Estado Vegetal Por Sobredosis De Anestesia En Cirugía



SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Una mujer se encuentra casi en estado vegetal, luego de haberle inyectado una anestesia, cuando pretendía realizarse una liposucción en una clínica de estética de esta capital.

Postrada en una cama, con la mayor parte de su cuerpo inmóvil, pasa los días Kennida Félix Cordero desde hace un mes, luego de que se le suministrara una anestesia antes de realizarse una cirugía plástica que nunca se materializó. El centro médico escogido fue el Medical Sthetic, Cirugía sin Bisturí, donde tratamos de contactar al doctor Jhoenny Maldonado, médico que trató la paciente, pero se nos informó que no se encontraba.

Según cuenta la familia, minutos después de haberle inyectado la anestesia la reacción fue en segundo, quien tuvo que ser trasladada al Centro Policlínico Nacional en estado agónico. Ante la gravedad presentada, es cuando el cirujano le comunica a la familia de la situación, quien se responsabiliza a pagar parte de los honorarios en el centro médico trasladada.

Indica la familia que ha visitado varios centros de salud y en todos ha sido rechazada, médicos expertos indican también el motivo de perder parte de su lengua y dientes durante el proceso que vive Félix Cordero. La familia triste y abatida sólo espera en el todopoderoso y que la ciencia médica pueda levanta a esta joven madre y pueda reiniciar una nueva vida.



Según Ponce Malaver, impericia es la falta total o parcial de conocimientos técnicos, experiencia o habilidad en el ejercicio de la anestesiología. Es decir, es la carencia de conocimientos mínimos o básicos necesarios para el correcto desempeño de la especialidad médica.

El cirujano Maldonado pecó de impericia administrando altas dosis de anestésico local y, probablemente, un sedante intravenoso con falta de conocimientos, experiencia y habilidad en manejar complicaciones como reacción tóxica (convulsiones y paro cardíaco) y depresión respiratoria. El resultado fue una joven madre de familia en estado vegetativo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...